Contexto

En esta sección de las enseñanzas sobre el monte, el Señor nos instruye acerca de nuestras actitudes respecto a las posesiones materiales, la vida, el prójimo y Dios. Aparte de proveernos de una guía práctica, Jesús también guio a sus oyentes a ver la lógica y el razonamiento detrás de sus mandamientos.

Versículo clave

(6:24, 7:12)

¿Sabía usted que...?

 1. Riquezas (6:24): del griego “mamón”, que a su vez es una transliteración del arameo “mamona” (en el estado enfático; “riqueza”, “propiedad”). La raíz de la palabra tanto en arameo como en hebreo (´mn) indica que uno tiene confianza; y la conexión con el dinero y la riqueza, bien atestiguada en la literatura judía… es dolorosamente obvia. Aquí se usa la personificación. [ref]

2. Perros (7:6): no se debe pensar que son mascotas de la casa. En las Escrituras, normalmente son animales salvajes asociados con lo que es impuro, despreciable… [ref]

3. Cerdos (7:6): no solamente son animales inmundos sino también salvajes y violentos, capaces de acciones salvajes contra una persona. [ref]

Esquema

  • Acumular tesoros
  • Tesoros terrenales vs tesoros celestiales
  • Servir a Dios o a las riquezas
  • No angustiarse
  • No angustiarse por qué comer o qué vestir
  • No angustiarse sino buscar el reino de Dios y su justicia
  • No juzgar a los demás
  • Si juzgamos seremos juzgados
  • Juzguémonos primero a nosotros mismos
  • Tener discernimiento
    (7:6)
  • Pedir, buscar, llamar a la puerta
  • La promesa
  • Comparación del Padre celestial con el padre terrenal
  • “Todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos”

Análisis general

  • 1.

    Describa las razones detrás de las siguientes enseñanzas: a) Acumular tesoros en el cielo; b) No angustiarse; c) No juzgar; d) Pedir, buscar, llamar a la puerta.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. Acumular tesoros en el cielo: los tesoros en el cielo están seguros y son incorruptibles. Nuestro corazón está donde se encuentre nuestro tesoro. Si acumulamos tesoros en el cielo, nuestros corazones siempre estarán en las cosas de Dios en vez de estar puestos en las cosas terrenales.

    b. No angustiarse: si Dios cuida de las aves y de los lirios, ¿cuánto más cuidará Él de nosotros? Angustiarse no puede sostener nuestras vidas. Los incrédulos son los que se angustian. Cada día tiene su propia preocupación.

    c. No juzgar: seremos juzgados de la misma forma en que juzgamos a los demás. Muchas veces nosotros tenemos peores defectos que aquellos a quienes juzgamos.

    d. Pedir, buscar, llamar a la puerta: Dios responde cuando pedimos, buscamos y llamamos a la puerta. Si nuestros padres terrenales nos dan cosas buenas, con mayor razón el Padre celestial también nos dará cosas buenas si pedimos, buscamos y llamamos a la puerta.

    Ocultar respuesta

  • 2.

    Jesús utilizó muchas comparaciones y muchos contrastes para transmitir sus enseñanzas. Anote las comparaciones y los contrastes que haya encontrado.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Tesoros en la tierra y tesoros en el cielo. Luz y tinieblas. Dios y las riquezas. Vida y comida. Cuerpo y vestido. Aves y seres humanos. Lirios y seres humanos. Paja y viga. Perros y lo santo. Cerdos y perlas. Pan y piedras. Pescado y serpiente. Padre celestial y padre terrenal.

    Ocultar respuesta

Análisis del segmento

  • 6:19-24

    1a.

    ¿Qué significa amar o servir a las riquezas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Amar y servir a las riquezas significa acumular tesoros en la tierra, es decir, “tomar la vida fácil, comer, beber y ser feliz” (Lc 12:13-21). Significa tener nuestras mentes en las cosas terrenales y servir a nuestros deseos carnales (Flp 3:18, 19).

    Ocultar respuesta

  • 1b.

    ¿Por qué no podemos servir a Dios y a las riquezas a la vez? ¿Podemos amar al uno sin odiar al otro?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Así como un esclavo puede servir únicamente a un amo, nosotros podemos servir únicamente o a Dios o a las riquezas. Cualquiera sea nuestro amo demandará lealtad total. No es posible amar a ambos puesto que esto es conflictivo. Las pretensiones materiales de esta vida que provienen de nuestros deseos son contrarios al crecimiento espiritual al que Dios nos ha llamado (Gl 5:17). No podemos amar al uno sin renunciar al otro (Ro 8:5-8; Stg 4:2-5).

    Ocultar respuesta

  • 1c.

    ¿Cómo podemos “odiar” o “menospreciar” a las riquezas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Tenemos que quitar el amor al dinero de nuestros corazones y reconocer a Dios como el dueño de nuestras posesiones. Además, no debemos pensar en cómo satisfacer los deseos de nuestra carne (Ro 13:13, 14). Necesitamos llevar vidas sencillas y no permitir que las cosas materiales se conviertan en nuestros amos.

    Ocultar respuesta

  • 1d.

    ¿Cómo podemos acumular tesoros en el cielo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Creer y aferrarnos al evangelio, dado que éste es nuestro “tesoro” y nuestra “perla” (Mt 13:44-46). Ser fructíferos en nuestras vidas espirituales (2 P 1:10,11). Ser ricos en buenas obras (1 Ti 6:17-19).

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Por qué Jesús habló del ojo cuando enseñaba sobre dónde acumular los tesoros? ¿A qué se refería?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El ojo es una analogía de la inclinación del corazón (ver Sal 119:36, 37). Si nuestros corazones están puestos en las posesiones materiales de este mundo, entonces estamos espiritualmente ciegos y habremos perdido la dirección de nuestra vida. Nuestros valores y nuestras metas en la vida determinan si estamos o no caminando en la senda que Dios desea.

    Ocultar respuesta

  • 6:25-34

    3.

    ¿Cómo podemos buscar el reino de Dios y su justicia?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Este mandamiento se relaciona con la enseñanza de acumular tesoros en el cielo. Buscar el reino de Dios significa poner todo el esfuerzo para entrar en el reino de Dios, vivir acorde a sus principios y predicar las buenas nuevas del reino para que el reino de Dios venga y se haga la voluntad de Dios en la tierra. Buscar la justicia de Dios implica obedecer la voluntad de Dios con empeño.

    Ocultar respuesta

  • 7:1-6

    4.

    Cuando adoptamos cierto punto de vista sobre algo, inevitablemente juzgamos a los que no se conforman a nuestros principios. Entonces, ¿está el defender nuestros principios morales incluido en la enseñanza de Jesús de no juzgar a los demás?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Aunque no debemos juzgar a los demás, debemos hacer juicios correctos acerca de todas las cosas (Jn 7:24, 1 Co 2:15). Este discernimiento espiritual es necesario para los que son espiritualmente maduros (He 5:14). El juicio del que el Señor nos advierte es el que proviene de una actitud hipócrita de condenación a los demás siendo nosotros peores que aquellos a quienes condenamos (Ro 2:17-29).

    Ocultar respuesta

  • 5.

    Explique la analogía de dar lo santo a los perros y echar las perlas delante de los cerdos.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En la Biblia, los cerdos y los perros son animales inmundos. Son usados figurativamente para representar a los malvados y los que son moralmente inmundos (Pr 26:11; Fil 3:2; Ap 22:15, 2 P 2:22). Lo santo y las perlas representan el evangelio (13:45, 46). El Señor no nos está enseñando a discriminar en contra de ningún grupo de personas cuando predicamos, sino que debemos apartarnos de quienes muestren desprecio por el evangelio (10:14; Pr 9:8; Tit 3:10, 11).

    Ocultar respuesta

  • 7:7-11

    6.

    ¿Qué acciones y actitudes implican las siguientes acciones?: a) Pedir; b) Buscar; c) Llamar a la puerta.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. Pedir: reconocer con humildad y sinceridad nuestra necesidad y la soberanía de Dios.

    b. Buscar: buscar la voluntad de Dios con persistencia y de todo corazón.

    c. Llamar a la puerta: suplicar con seriedad y diligencia hasta recibir el favor de Dios.

    Ocultar respuesta

  • 7.

    En el contexto de este pasaje, ¿qué es lo que debemos pedir, buscar y llamar?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Necesitamos pedir, buscar y llamar para que el reino de Dios y su justicia se puedan realizar en nuestras vidas.

    Ocultar respuesta