Contexto

En vista de la creciente oposición, el Señor Jesús dio su tercer discurso, que sirvió como revelación y advertencia. A diferencia de los otros discursos principales, Jesús aquí habló en parábolas. Si bien el significado de estas parábolas estaba oculto para la gente en general, fue revelado a los seguidores de Cristo. En cumplimiento de la profecía del Antiguo Testamento, el Señor aquí habló de lo que Dios había mantenido en secreto desde el principio—el avance y la consumación final del reino de los cielos.

Versículo clave

(13:11)

¿Sabía usted que...?

  1. Parábolas (13:3): la palabra “parábola” viene del griego parabole que significa “colocar al lado”—y, por lo tanto, una comparación o una ilustración. Su uso más común en el Nuevo Testamento es para ilustrar las historias que Jesús había extraído de la naturaleza y la vida humana. [ref]
  2. Pedregales (13:5): no es una tierra cubierta con piedras pequeñas sino una capa de tierra poco profunda sobre roca sólida. [ref]

Esquema

  • El contexto
  • Cuatro tipos de suelo
  • Entendiendo las parábolas
  • Explicación de la parábola del sembrador

Análisis general

  • 1.

    ¿En cuáles dos contextos habló Jesús estas parábolas? ¿Quiénes eran los dos grupos a quienes iban dirigidas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús habló las primeras cuatro parábolas a las multitudes junto al mar (1-2). Luego despachó a la multitud, entró a la casa y habló las restantes cuatro parábolas a los discípulos (36).

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Puede ver una simetría en los dos grupos de parábolas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La primera (el sembrador) y la octava (el escriba) parábolas, a diferencia de las otras seis, no comenzaron con las palabras: “El reino de los cielos es semejante a…”. Mientras que la primera parábola es seguida de un interludio (10-17), la octava es precedida por uno (51). Ambas parábolas son acerca de escuchar, entender y poner en práctica la palabra de Dios. La segunda (el trigo y la cizaña) y la séptima (la red) parábolas son similares en cuanto ambas tratan de la separación final de lo bueno y lo malo. La tercera (la semilla de mostaza) y la cuarta (la levadura) parábolas se pueden considerar como una unidad porque sus mensajes son paralelos. Lo mismo va para la quinta (el tesoro escondido) y la sexta (la perla preciosa) parábolas.

    Ocultar respuesta

Análisis del segmento

  • 13:3-9, 18-23

    1.

    Piense en un escenario moderno (ejemplo) para cada uno de los cuatro tipos de suelo: a) Semillas que cayeron junto al camino; b) Semillas que cayeron en pedregales; c) Semillas que cayeron entre espinos; d) Semillas que cayeron en buena tierra.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Cuál es el propósito de esta parábola?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La gente reacciona de diferentes maneras ante el evangelio del reino. El mismo mensaje no tiene efecto en algunas personas por una razón u otra, mientras que produce fruto en otras. La condición del corazón de una persona es lo que determina si la palabra de Dios tendrá efecto en ella y si es digna del reino de Dios.

    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿Cómo puede ser una buena tierra y permitir que la palabra de Dios eche raíces en usted?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Así como una semilla echa raíz en una buena tierra, la palabra de Dios echa raíces en un corazón receptivo. Necesitamos recibir ansiosamente la palabra de Dios (1 P 2:2), meditar en ella (Sal 119:97), mantenerla en nuestros corazones (Sal 119:11) y ponerla en práctica (Heb 5:14) para que se vuelva una parte integral de nuestro ser.

    Ocultar respuesta

  • 4.

    ¿Qué son “las preocupaciones de este siglo y el engaño de las riquezas”? ¿Cómo “ahogan” la palabra? (22)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Cuando una persona pone su mente en los deseos de la carne y la acumulación de riquezas, fácilmente se desvía de la fe. El amor al mundo nos roba nuestro amor por Dios (1 Ti 6:9-10; cf. 1 Jn 2:15-16; Mt 6:19-24).

    Ocultar respuesta

  • 5.

    ¿Qué fruto quiere el Señor que produzcamos? (23)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El fruto que Dios espera que produzcamos es el tener las características de Cristo. Cuando recibimos la palabra de Dios y la ponemos en práctica, nuestra conducta y estilo de vida reflejarán naturalmente las cualidades divinas de Dios para la gloria de Dios (Flp 1:11; Col 1:6; Gl 5:22-23; Jn 15:8, 16, 17).

    Ocultar respuesta

  • 6.

    ¿Cuál es la enseñanza detrás de “el que tiene oídos para oír, oiga”? (9)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Cada uno de los que oye el mensaje del evangelio debe abrir su corazón para aceptarlo. La declaración solemne del Señor nos llama a prestar atención y aceptar el mensaje del evangelio (Heb 2:1-3). Hemos sido bendecidos con la oportunidad de entender el evangelio de la salvación (Mt 13:16). Por lo tanto, debemos recibirlo con humildad y actuar en base a ello. Aquellos que no respondan al llamado del Señor no tendrán parte en el reino de Dios (11, 13).

    Ocultar respuesta

  • 13:10-17

    7a.

    ¿Qué son los “misterios del reino de los cielos”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El misterio es el evangelio de la salvación de Cristo a través del cual gentiles e israelitas por igual se vuelven herederos del reino de Dios (1 Co 2:7; Ef 3:6; Col 1:26-27). Este mensaje es un misterio porque fue escondido por siglos y aún sigue escondido para los incrédulos.

    Ocultar respuesta

  • 7b.

    ¿A quiénes se les ha dado a conocer los misterios del reino de los cielos (11)? ¿Qué es necesario para “entender” la palabra del reino (19, 23)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los misterios son revelados a los creyentes (Col 1:26, 27). Para entender a palabra del reino, necesitamos ser elegidos por Dios y su revelación (Jn 6:65, 1 Co 2:10-11). Además, necesitamos tener un corazón sincero y humilde (Mt 11:25-26).

    Ocultar respuesta

  • 8a.

    ¿Por qué Jesús usó parábolas en vez de simplemente enseñarle a la gente de forma clara?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Las parábolas pueden ilustrar las cosas espirituales de una forma que el lenguaje llano no puede. Además, el Señor Jesús usó parábolas porque algunas personas decidieron rechazar su mensaje. Las parábolas significarían nada para ellos, por causa de la dureza de sus corazones. Pero para los creyentes, las parábolas sirven para revelar los misterios del reino (35). Esto es lo que significa cuando Jesús dijo: “[P]ues a cualquiera que tiene, se le dará y tendrá más; pero al que no tiene, aun lo que tiene le será quitado” (12). El uso de parábolas logra justamente eso.

    Ocultar respuesta

  • 8b.

    ¿Está el versículo 15 enseñando que Dios no quiere que ciertas personas entiendan los misterios?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Dios no intenta excluir a nadie del entendimiento de la verdad (1 Ti 2:4). El endurecimiento del corazón es el resultado, no la causa, del rechazo de la gente (Ro 1:18-28; Mt 11:20-26).

    Ocultar respuesta

  • 9.

    ¿Cuáles son los síntomas de un “corazón entorpecido” y “oídos pesados”? ¿Ha notado, en ocasiones, estos síntomas en usted mismo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Entender y estar de acuerdo con la palabra de Dios a un nivel superficial sin cambiar nuestros corazones y conductas (Is 29:13; Jer 32:33; Mt 21:28-30). Arrogancia y presunción (Ap 3:17).

    Ocultar respuesta

  • 10.

    ¿De qué manera somos tan dichosos como los discípulos? (16-17)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los profetas y los hombres justos del pasado hablaron acerca de este mensaje de salvación y trataron de entenderlo, incluso los ángeles anhelaron estas cosas (1 P 1:10-12). Hoy, nosotros hemos entendido y recibido esta salvación, y esto es una gran bendición (Ef 1:3-10).

    Ocultar respuesta