Contexto

A pesar de los numerosos milagros que Jesús realizó en Galilea, la mayoría de la gente no se arrepintió. En esta sección, los fariseos intentaron hallar algo de que acusar a Jesús. La oposición creció a tal intensidad que ellos comenzaron a conspirar para matar a Jesús.

Versículo clave

(12:8)

¿Sabía usted que...?

  1. Arrancar espigas (12:1): según los fariseos, arrancar trigo de su tallo era cosechar, restregar las cabezas del trigo entre las manos era trillar y soplar la paja era aventar. [ref]
  2. Panes de la proposición/panes consagrados (12:4): literalmente “pan del rostro”, es decir, pan colocado en el rostro o en la presencia de Dios (Ex 25:30; 35:13; 39:36, etc.). Los panes de la proposición consistían en doce panes horneados hechos con harina fina, conteniendo cada uno dos décimos de un efá… Estaban colocados en dos hileras, seis en cada hilera (ma’areket, Lv 24:6). [ref]
  3. Los sacerdotes profanan el sábado (12:5): por definición, los deberes sacerdotales eran considerados “trabajo”. En este sentido, los sacerdotes profanaban el sábado al realizar tareas asociadas con los sacrificios en ese día (cf. Nm 28:9).

Esquema

  • Conflictos sobre el sábado
  • Arrancar espigas
  • Sanación del hombre de la mano seca
  • Jesús, el siervo escogido

Análisis general

Análisis del segmento

  • 12:1-14

    1a.

    ¿De qué manera los ejemplos de David comiendo los panes de la proposición y los sacerdotes trabajando en el templo en sábado sirvieron para responder a la acusación de los fariseos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    David no fue condenado por comer los panes de la proposición porque se encontraba en una situación urgente. Los sacerdotes no fueron condenados porque servir en el templo requería que trabajaran los sábados. De la misma forma, los discípulos eran sin culpa porque sus acciones eran por causa de la necesidad física. Los discípulos arrancaron las espigas no porque disfrutaban hacerlo, sino porque tenían hambre mientras seguían al Señor. Así que sus acciones estaban justificadas.

    Ocultar respuesta

  • 1b.

    ¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo: “el Hijo del hombre es Señor del sábado”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Él creó el sábado y por lo tanto es mayor que el sábado. Como Señor del sábado, Él es a quien debemos honrar por sobre el sábado mismo.

    Ocultar respuesta

  • 12:1-14

    2.

    Señale el error en usar este pasaje para apoyar la creencia de que el Señor anuló el sábado.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En ningún lugar del pasaje dice que el Señor había abolido el sábado o que lo había cambiado al domingo. Él no vino a destruir la Ley o los Profetas sino a cumplirlos (5:17). Los creyentes del Nuevo Testamento aún deben obedecer los diez mandamientos (19:17; Lc 23:55, 56, 1 Co 7:19; 1 Jn 5:2-3; Ap 14:12). El Señor defendió a los discípulos basándose en el principio de “misericordia quiero”. El conflicto no era el guardar o no el sábado sino el verdadero espíritu de guardar el sábado.

    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿De qué manera la pregunta del versículo 10 tuvo la intensión de ser una trampa?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Guardar el sábado y hacer buenas obras son requeridos por la ley de Dios. Al plantear esta pregunta como un dilema, los acusadores esperaban poder acusar a Jesús de quebrantar la ley de Dios sin importar la respuesta que daba.

    Ocultar respuesta

  • 4.

    ¿Cuáles son los principios espirituales básicos en este párrafo que el Señor quiso señalar a sus acusadores?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La ley es una sombra y encuentra su significado completo en Cristo. No podemos obedecer la ley simplemente por cumplirla sin honrar al Señor Jesús y hacer lo que le agrada.

    Dios es compasivo. Él quiere que mostremos la misma compasión cuando obedecemos su ley. Sin misericordia, guardar la ley de Dios se volvería algo sin sentido.

    Ocultar respuesta

  • 5.

    Si el Señor no abolió el sábado, ¿qué clase de cosas podemos hacer los sábados? Use este pasaje como base para su respuesta.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Podemos trabajar si la razón es una necesidad inmediata o por causa del ministerio y las buenas obras.

    Ocultar respuesta

  • 6.

    ¿De qué manera a veces descuidamos el tener misericordia cuando “ofrecemos sacrificio”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 7a.

    ¿Cuál cree que era el motivo de los fariseos para conspirar contra Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Ellos probablemente querían demostrar su propia justicia al condenar a Jesús. También era muy probable que lo hicieron por celos (cf. Mc 15:10).

    Ocultar respuesta

  • 7b.

    ¿Qué podemos aprender de esto acerca de nuestra actitud hacia Dios y nuestra relación con los demás?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Nuestro fervor en guardar la ley de Dios a veces puede convertirse en una oportunidad para justificarnos a nosotros mismos o para condenar a otros. Incluso podemos amargarnos con aquellos que realmente están siguiendo la ley de Dios. “Guardar la ley” hasta el punto de querer matar a alguien ciertamente ha ido demasiado lejos de la voluntad de Dios. Necesitamos revisar nuestra motivación constantemente cuando cumplimos los mandamientos de Dios y eliminar cualquier pensamiento y/o actitud egocéntricos.

    Ocultar respuesta

  • 12:15-21

    8.

    ¿Cuál es su impresión al leer las palabras de Isaías? Refiérase también a Isaías 42:1-4, la fuente de la cita.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 9.

    ¿De qué manera cumplió Jesús esta profecía mesiánica?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Él era el Hijo amado a quien Dios había ungido con su Espíritu (3:16-17; 17:5; Lc 4:1, 18). Su proclamación del reino de Dios tendría influencia universal. Él no se resistió a los malvados usando violencia (1 P 2:23), sino que se retiró de quienes lo acusaban. Él era manso y humilde de corazón (11:29). Él sanó a los física y espiritualmente enfermos y estaba lleno de compasión por los débiles y necesitados (9:12-13, 36).

    Ocultar respuesta

  • 10.

    Compare a los fariseos con el Señor Jesús en sus actitudes y obras. ¿Qué nos enseñan sobre la forma correcta de pelear por la verdad y la justicia?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Esparcir la verdad del reino de Dios puede ser lento y dificultoso. Sin embargo, si lo hacemos con mansedumbre y humildad y con un deseo de agradar a Dios, el Señor cumplirá su gran obra. Predicar la verdad no debe involucrar acciones violentas o actitudes de amargura. Lo que caracteriza a un verdadero siervo de Dios es tener un corazón como el de Dios—un corazón de misericordia y compasión.

    Ocultar respuesta

  • 11.

    Describa una experiencia en la que usted se asemeja a una “caña cascada” y a un “pábilo que humea” (12:20) donde Dios intervino mostrando su tierno amor.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta