Contexto

Los discípulos se habían enterado de la misión final de Jesús: sufrir y morir en Jerusalén. Sin embargo, no pudieron comprender completamente su propósito y significado. Los discípulos aún tenían una falsa expectativa de lo que sería el reino de Dios y querían ser los más grandes en el reino. En esta lección, el Señor dio su cuarto discurso principal en respuesta a las dos preguntas de los discípulos. Las extensas enseñanzas de Jesús tenían como objetivo corregir los conceptos equivocados de los discípulos y decirles la importancia del amor y la unidad entre sus seguidores.

Versículo clave

(18:4)

¿Sabía usted que...?

  1. Piedra de molino de asno (18:6): es decir, una piedra de moler que era girada por un asno que era mucho más grande y pesado que las pequeñas piedras de molino (24:41). La usaban las mujeres cada mañana en sus casas. [ref]
  2. Siete veces (18:21): …la enseñanza tradicional rabínica decía que una persona ofendida necesitaba perdonar a su hermano hasta tres veces. [ref]
  3. Diez mil talentos (18:24): esto probablemente equivalía a varios millones de dólares americanos, puesto que un talento era probablemente una medida de oro, entre 58 y 80 libras. [ref] Aproximadamente 60 millones de denarios; un denario era en promedio el salario de un día de trabajo. Por lo tanto, esta era una deuda imposible de pagar. [ref]

Esquema

  • Ser como y cuidar de los pequeños
  • Volvernos como niños
  • No hacer tropezar a los pequeños
  • No menospreciar a los pequeños
  • Un hermano que ha pecado
  • Perdonar a nuestros hermanos

Análisis general

  • 1.

    Tome nota de cómo la palabra “pequeño” arroja luz sobre el significado de “mayor”. Repase el pasaje y haga una lista de las cosas que hacen a una persona “mayor” en el reino de los cielos.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Humildad (4), amor por aquellos que parecen insignificantes (5, 6, 10); recuperar a aquellos que han pecado (15); perdón hacia el ofensor (22, 35). Tomado como un todo, el discurso del Señor elimina toda noción de grandeza en el sentido del mundo. Ser grande en el reino de Dios requiere humillarnos a nosotros mismos y negar cualquier sensación de orgullo sobre los demás (20:26-27).

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Qué versículos muestran que Dios se preocupa por el bienestar de los pequeños?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    5, 6, 10-14.

    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿Por qué nuestra actitud hacia los pequeños tiene una relación directa con nuestra actitud hacia Dios?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los pequeños en este pasaje se refieren a nuestros hermanos en Cristo. Los recibimos, los cuidamos, los respetamos y los perdonamos por causa de Cristo porque ellos también son miembros del cuerpo de Cristo (5) y son de importancia para el Padre celestial (10, 14). Cuando les mostramos nuestro amor y preocupación, lo hacemos directamente en Cristo (25:40).

    Ocultar respuesta

Análisis del segmento

  • 18:1-14

    1.

    ¿Cuál era la mentalidad de los discípulos al inquirir acerca de quién sería el mayor en el reino de los cielos? ¿Por qué esta mentalidad es incorrecta?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Ellos se estaban comparando entre ellos y querían ser el mayor de todos los seguidores de Jesús. Ellos querían tener poder y ser servidos como los gobernantes de este mundo (cf. Mc 9:33-34; Mt 20:25-28). Sin embargo, dicho deseo terrenal no tiene lugar en el reino de Dios, cuyos ciudadanos se sirven unos a otros en vez de gobernar sobre los demás.

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Qué es lo que debemos aprender de los niños?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Su humildad (4), simplicidad (11:25) e inocencia (1 Co 14:20).

    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿Cuál es el atributo que subyace tanto en “ser como un niño” (3) como en “recibir a un niño” (5)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Humildad. Así como se requiere humildad para volvernos como niños y reconocer nuestras insuficiencias, también se requiere humilde abnegación para recibir a alguien que parece insignificante.

    Ocultar respuesta

  • 4a.

    ¿Por qué es una ofensa tan serie el causar que otro tropiece?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Cuando causamos que un hermano tropiece, estamos haciendo algo que desagrada a Dios (14) y pecamos contra Cristo (1 Co 8:11-12). Ver también ANÁLISIS GENERAL, Pregunta 3.

    Ocultar respuesta

  • 4b.

    ¿Por qué “es necesario que vengan tropiezos”? De ser así, ¿por qué el hombre por quien viene el tropiezo debe ser condenado?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Es necesario que vengan tropiezos porque el mundo es malo y está bajo el control del maligno (“mundo” se refiere también a sus deseos malvados; ver 1 Jn 2:15-17, 5:19). Sin embargo, es la elección de una persona lo que la constituye una piedra de tropiezo y un instrumento de maldad. Es así como ella sería responsable de los tropiezos.

    Ocultar respuesta

  • 4c.

    Piense en algunas cosas que podrían hacer que un pequeño peque o tropiece.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 18:1-14

    5.

    ¿Cómo debemos aplicar las enseñanzas de los versículos 8 y 9?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Dado que el pecado de hacer tropezar a otro es tan serio que es castigado con fuego eterno, debemos hacer lo que sea necesario para evitar ser una piedra de tropiezo. Si sabemos que tenemos ciertos deseos o debilidades que nos harían pecar, debemos abnegarnos de tales deseos y erradicarlos, aun cuando al hacerlo sintamos gran dolor.

    Ocultar respuesta

  • 6a.

    ¿Quiénes son los “pequeños” en los versículos 11-14?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Nuestros hermanos que se extraviaron y se perdieron espiritualmente.

    Ocultar respuesta

  • 6b.

    ¿Qué podemos aprender de Dios de este pasaje?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Dios cuida de los débiles y no los abandona. Él aprecia a cada alma y haría todo lo posible para recuperarla de la perdición. Él se alegra alguien que estaba perdido vuelve a Él.

    Ocultar respuesta

  • 18:15-20

    7.

    Relacione este párrafo con los versículos 11-14.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Dado que nuestro Padre celestial aprecia cada alma, debemos hacer lo mismo y dar lo mejor de nosotros para recuperar a un hermano que ha pecado.

    Ocultar respuesta

  • 8a.

    Haga una lista de los pasos que debemos seguir por el hermano que ha pecado.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Versículos 15-17.

    Ocultar respuesta

  • 8b.

    ¿Cuál es el espíritu detrás de estas instrucciones?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Recuperar a nuestro hermano con mansedumbre, paciencia y amor (cf. Gl 6:1; Stg 5:19-20).

    Ocultar respuesta

  • 18:15-20

    9.

    ¿No deberíamos simplemente perdonar a aquellos que han pecado? ¿Por qué llevar testigos contra ellos o incluso decírselo a la iglesia?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Del contexto, entendemos que la palabra “ti”, como en “peca contra ti”, se refiere al cuerpo colectivo de creyentes. Algunos manuscritos dicen “si tu hermano peca, ve…”. Así que este párrafo no habla de ofensas personales, sino de la ofensa que el pecado trae a la comunidad de creyentes.

    Ocultar respuesta

  • 10.

    Qué nos enseñan los versículos 18-20 acerca de: a) Nuestra responsabilidad hacia los hermanos que pecan; b) La autoridad de la iglesia.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. Nuestra responsabilidad hacia los hermanos que pecan: debemos señalarles sus faltas, no para humillarlos o ponernos por encima de ellos, sino para recuperarlos con amor. Recurrimos a la exclusión sólo si fallan todos los otros recursos.

    b. La autoridad de la iglesia: la iglesia tiene la autoridad para perdonar así como para retener los pecados. Aquí el Señor Jesús reconoce las decisiones de la iglesia (19). Ver también Lección 24, Pregunta 10.

    Ocultar respuesta

  • 11.

    ¿Cuál es el significado de congregarse “en mi nombre”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La congregación de personas que invocan el nombre del Señor y reconocen su autoridad, es decir, los creyentes de Cristo (cf. Hch 2:21; Ro 10:13, 1 Co 1:2).

    Ocultar respuesta

  • 18:21-35

    12.

    Anote las enseñanzas o lecciones personales que pueda encontrar en este párrafo.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 13.

    Explique el significado de perdonar “hasta setenta veces siete”.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Debemos perdonar siempre, sin mantener un registro de cuántas veces lo hemos hecho.

    Ocultar respuesta

  • 14a.

    ¿Por qué no pudo el siervo malvado perdonar a su consiervo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Él estaba demasiado concentrado en su pequeña pérdida y había olvidado la gran misericordia que había recibido. Su actitud demuestra que, en realidad, él no había apreciado el perdón de su señor.

    Ocultar respuesta

  • 14b.

    ¿Qué nos da la habilidad de perdonar, aun cuando hemos sido seriamente dañados o profundamente lastimados?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Necesitamos perdonar incondicionalmente porque nuestro Padre nos ha perdonado incondicionalmente y nuestro perdón hacia otros nunca puede ser comparado con el perdón que hemos recibido. Si pensamos acerca de lo mucho que le debemos a Dios y cuán misericordioso Él ha sido con nosotros, ya no insistiremos en las ofensas de nuestros hermanos. También necesitamos recordar que Cristo también amó a nuestros hermanos y dio su vida por ellos. Entonces, por amor a Dios, perdonaremos a nuestros hermanos por causa de Cristo (cf. 5; Col 3:12-14).

    Ocultar respuesta

  • 18:21-35

    15a.

    Lea el versículo 35 y piense en la seriedad de esta enseñanza. ¿Por qué Dios lo toma tan personalmente si no perdonamos a otros?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    No perdonar a otros equivale a burlarse del perdón de Dios. No tener compasión de nuestros hermanos, a quienes Dios ama, equivale a no amar a Dios.

    Ocultar respuesta

  • 15b.

    ¿Por qué no es suficiente perdonar sin vengarse? ¿Por qué se debe perdonar de todo corazón?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Lo que Dios quiere es un corazón compasivo (33). Sin un corazón que perdone, aún guardaríamos rencor, que fácilmente se transformaría en palabras y acciones de amargura (cf. 12:34-35). La única manera de perdonar de verdad es si lo hacemos de corazón. Dicho perdón es una señal de humildad, una marca de los ciudadanos del reino de Dios.

    Ocultar respuesta