Contexto

Llegamos ahora al final del ministerio público de Jesús. Al haber silenciado a los fariseos, escribas y saduceos, el Señor lanzó una serie de reprensiones contra ellos, con las condenaciones más severas. Esto era algo que se esperaba puesto que era la élite religiosa la que se había opuesto al mensaje del reino con mayor vehemencia. La reprensión del Señor también sirvió como una soberana advertencia a los discípulos y a las multitudes en contra del engaño de la falsa piedad.

Versículo clave

(23:28, 37)

¿Sabía usted que...?

  1. “Filacterias” (v.5): pequeñas cajas de cuero o pergamino que contenían una pieza de vitela sobre la cual estaban inscriptas cuatro textos de la ley (Ex 13:2-10, 11-16; Dt 6:4-9, 11:13-21). Según Éxodo 13:916 y Deuteronomio 6:8, 11:18, los israelitas se las ponían sobre el brazo o se las amarraban a la cabeza (aunque originalmente estos pasajes probablemente fueron metafóricos). [ref]
  2. Rabí: (v. 7): transliteración de la palabra hebrea que significa “mi amo” o “mi maestro”… En la época talmúdica, el estatus de un rabí era muy alto: su discípulo tenía que obedecerlo sin cuestionamientos, nunca podía caminar a la par o en frente de él, nunca podía tomar la iniciativa de saludarlo, y mucho más… [ref]
  3. Prosélito (23:15): los fariseos y escribas viajaban largas distancias para hacer un “prosélito”—una palabra usada solamente en el Nuevo Testamento aquí y en Hechos 2:10, 6:5, 13:43. En aquella época, “prosélito” probablemente se refería a aquellos que habían sido circuncidados y se habían comprometido a someterse a todo el rigor de la ley judía, incluyendo la tradición oral de la cual los fariseos tenían tanto celo. [ref]
  4. Menta, anís y comino (23:23): hierbas aromáticas comunes.
  5. Colar (23:24): el fariseo estricto colaría cuidadosamente su agua de beber con un paño para asegurarse de que no se tragaría un mosquito, el más pequeño de los animales inmundos. Sin embargo, figurativamente, se tragaría un camello—uno de los animales inmundos más grandes. [ref]
  6. Sepulcros blanqueados (23:27): una persona que pisaba una tumba quedaba ceremonialmente impura (ver Nm 19:16), por lo que las tumbas eran blanqueadas para hacerlas fácilmente visibles, especialmente durante la noche. [ref]
  7. “Desde la sangre de Abel, el justo, hasta la sangre de Zacarías” (23:35): aquí Jesús incluye todos los asesinos del Antiguo Testamento, citando el primero que registra las Escrituras, el de Abel (Gn 4:8), y el último, el de Zacarías (2 Cr 24:20-22). (En el Canon hebreo, 2 Crónicas es el último libro.) [ref]

Esquema

  • Advertencias a las multitudes y a los discípulos
  • Los siete ayes
  • El lamento sobre Jerusalén

Análisis del segmento

  • 23:1-12

    1.

    ¿Qué significa “en la cátedra de Moisés se sientan los escribas y los fariseos”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Sentarse en la cátedra de alguien significa ser el sucesor de la persona. Los escribas y fariseos asumieron la autoridad de Moisés al enseñar la ley al pueblo.

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Qué ejemplo ilustra el punto en el versículo 4?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En Juan 9, los fariseos no mostraron preocupación por el hombre que fue sanado. Al prohibir la sanación en el día de reposo (sábado), a los fariseos sólo les importaba su autoridad y no los necesitados. Ellos hicieron que el sábado fuera una carga al añadir muchas regulaciones. Aunque esas regulaciones se habían vuelto una carga pesada, a los fariseos no les importaba mostrar ninguna compasión o misericordia (ver Mt 23:23).

    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿Qué hay de malo ser llamado “rabí”, “padre” o “maestro”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Con la expectativa de exaltarse a sí misma, una persona que acepta esos títulos querrá mantener una imagen de justicia. Tal intención rápidamente se torna en hipocresía. Además, el deseo por la honra y los elogios de los hombres crean en la persona la tendencia de buscar sus propios intereses en vez de obedecer a Dios. Los líderes religiosos siempre se opusieron a Jesús y a la voluntad de Dios porque estaban más preocupados por su posición en la sociedad que por su posición en el reino de los cielos.

    Ocultar respuesta

  • 4.

    Según el contexto, ¿qué significa humillarnos a nosotros mismos (12)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Ser humilde no solamente significa rechazar el título de maestro. Tiene que ver con nuestro corazón. Humildad significa reconocer a Dios como el único que es digno del honor (8, 9). Con esta comprensión y actitud básicas, no esperaremos los elogios y la exaltación de los hombres. También estaremos dispuestos a negarnos a nosotros mismos y servir a los demás (11).

    Ocultar respuesta

  • 23:13-36

    5a.

    Haga una lista breve de las siete acusaciones que el Señor presentó contra los escribas y fariseos.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    1) Cerrar el reino de los cielos. 2) Devorar las casas de las viudas y como pretexto hacer largas oraciones. 3) Ganar prosélitos pero haciéndolos dos veces más hijos del infierno. 4) Anular el efecto vinculante de los juramentos. 5) Descuidar los aspectos más importantes de la ley. 6) Aparentar ser justos pero en realidad llenos de hipocresía e injusticia. 7) Derramar la sangre de los justos.

    Ocultar respuesta

  • 5b.

    ¿Cómo justifica usted las fuertes acusaciones del Señor?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Hipocresía es quizás lo más horrendo porque los que la practican no son conscientes que sus acciones son malas. Han llegado a enceguecerse y sus consciencias se han entorpecido. Además, ellos conducen erróneamente a otros en su apariencia de piedad y los previenen de entrar al reino de Dios. La fuerte acusación del Señor nos sirve como advertencia sobre el severo castigo que vendrá sobre cualquiera que viva de forma hipócrita.

    Ocultar respuesta

  • 23:13-36

    6a.

    ¿Cómo cerraron los escribas y fariseos la puerta del reino de los cielos delante de los hombres? (13)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Ellos se negaron a aceptar a Cristo y prohibieron que los demás lo hagan (Jn 9:22).

    Ocultar respuesta

  • 6b.

    Hoy en día, ¿existen personas que enseñan la Biblia pero que en realidad están cerrando la puerta del reino de los cielos? Dé un ejemplo.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los que predican otro evangelio (Gl 1:6-9).

    Ocultar respuesta

  • 23:13-36

    7a.

    ¿Cuál es la hipocresía que el Señor expuso en los versículos 16-22?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los escribas y fariseos enseñaban que si alguien juraba por el templo y no por el oro del templo, o por el altar pero no por la ofrenda sobre el altar, sus juramentos no acarreaban obligación alguna. Dicha enseñanza proveía una forma para que la gente mintiera cuando hacía juramentos. El corazón engañoso detrás de la acción de jurar así demuestra una falta de respeto y burla hacia Dios.

    Ocultar respuesta

  • 7b.

    ¿De qué manera nosotros a veces invertimos nuestras prioridades en nuestra vida cristiana y adoración?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    A veces ponemos más énfasis en las donaciones monetarias o en los actos de servicio (así como el oro del templo o las ofrendas sobre el altar) en vez de enfatizar el amor sincero y la obediencia a Dios.

    Ocultar respuesta

  • 23:13-36

    8a.

    ¿Por qué la justicia, la misericordia y la fe son más importantes y por qué los fariseos las habían descuidado?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El propósito de los mandamientos de Dios es para que nosotros podamos tener el corazón y las cualidades de Dios. La observancia superficial sin cambios de actitud no tiene sentido. Sin embargo, los fariseos y escribas descuidaron estos aspectos más importantes porque asuntos como la justicia, la misericordia y la fe son difíciles de notar a los ojos humanos, mientras que actos como la ofrenda pueden fácilmente hacerles ganar elogios y respeto.

    Ocultar respuesta

  • 8b.

    ¿Estaba Jesús anulando la necesidad de guardar la ley?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El Señor estaba enfatizando el espíritu de la ley, pero no anuló las acciones requeridas por la ley. Es por eso que dijo: “Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello”. “Aquello” se refiere a las acciones de guardar la ley. En el versículo 3, Él también ordenó a la gente hacer lo que los escribas y fariseos enseñaban de acuerdo a las Escrituras.

    Ocultar respuesta

  • 23:13-36

    9.

    ¿Por qué la gente, incluyendo a los escribas y fariseos, “cuelan el mosquito y se tragan el camello”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Con frecuencia, la gente presta atención a asuntos triviales en vez de abordar cuestiones más importantes o de mayor envergadura. Por ejemplo, lavarse las manos antes de comer pero tener pensamientos sucios; debatir detalles sobre cómo debe ser renovada la capilla pero descuidar la armonía y el amor.

    Ocultar respuesta

  • 10.

    ¿Qué quería decir el Señor cuando dijo: “¡Serpientes, generación de víboras!”? (33)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Su naturaleza era maligna, astuta y peligrosa.

    Ocultar respuesta

  • 11.

    ¿Por qué estas personas mataron y persiguieron a los mensajeros de Dios?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Las palabras y las obras de los justos contradijeron, revelaron e incluso condenaron la maldad de estos hacedores de maldad.

    Ocultar respuesta

  • 23:37-39

    12.

    ¿Cómo se aplica la analogía de la gallina juntando a sus polluelos a Dios y su pueblo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Una y otra vez Dios llamó a sus hijos rebeldes para que volvieran a Él. Les envió profetas, hombres sabios y maestros para restaurar su fe. Sin embargo, ellos tenían el corazón endurecido y no escucharon su llamado.

    Ocultar respuesta

  • 13.

    ¿Cuándo la gente dirá: “¡Bendito el que viene en el nombre del Señor!”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Cuando se den cuenta de que Jesús es el Cristo y se arrepienten (Zac 12:10; Ro 11:25-27).

    Ocultar respuesta