Contexto

En la primera parábola, la parábola del sembrador, el Señor Jesús habló de las cuatro diferentes respuestas al mensaje del reino. También explicó que el efecto de las parábolas era endurecer aún más el corazón de los incrédulos. En el resto de las parábolas, veremos más en detalle la expansión del reino de los cielos y la separación final de los justos y los malos.

Versículo clave

(13:35)

¿Sabía usted que...?

  1. Cizaña (13:25): una mala hierba que es muy semejante al trigo. Es casi imposible distinguirlos hasta que maduran completamente para el tiempo de la cosecha. [ref]
  2. Semilla de mostaza (13:31): no es la semilla más pequeña que se conoce hoy en día, pero era la semilla más pequeña usada entre los agricultores y jardineros palestinos. Bajo condiciones favorables, la planta puede alcanzar unos 3 metros de altura. [ref]
  3. Tres medidas de harina (13:33): aproximadamente ½ fanega o 22 litros.
  4. “El reino de los cielos es semejante a”: el reino de los cielos no es “semejante a un hombre” sino “semejante a la situación de un hombre…”. La fórmula “es semejante a” refleja un modismo arameo que significa: “El caso de A es como el de B”. [ref]
  5. Según la ley rabínica, si un trabajador encontraba un tesoro en el campo y lo desenterraba, éste pertenecía a su amo, el dueño del campo. [ref]

Esquema

Análisis del segmento

  • 13:24-30, 37-43

    1.

    Para una mejor comprensión del significado del término “el reino de los cielos es semejante a”, léalo como si dijera “el reino de los cielos es semejante a la situación de”. Por ejemplo, el reino de los cielos no es “semejante a un hombre” (24) sino “semejante a la situación de un hombre que sembró buena semilla”. ¿Quién es el hombre que sembró la buena semilla? ¿Cómo sembró la semilla?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El Hijo del hombre, nuestro Señor Jesús (37). Él sembró la semilla al venir a este mundo a predicar el mensaje del reino y a dar su vida para que podamos ser herederos del reino (cf. Ef 2:11-19).

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Qué es lo que diferencia a los “hijos del reino” de los “hijos del malo” de la misma forma que el trigo se diferencia de la cizaña?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Como semillas, la cizaña se parece mucho al trigo, pero cuando germinan y producen un cultivo, notamos la diferencia. De la misma forma, aunque todos los cristianos profesos confiesan a Cristo durante su conversión, la vida y la conducta de ellos son los que los marcan como un verdadero creyente (1 Jn 2:3-6; Mt 7:15-27).

    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿Qué nos enseña esta parábola sobre la presencia de la maldad en este mundo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Dios no inflige castigo porque incluso los justos difícilmente pueden soportar un juicio inmediato (1 P 4:18). Dios espera hasta que el pecado de los malvados alcance su plena medida (cf. Gn 15:16). Si bien Dios permite que la maldad permanezca en el mundo, esto no significa que el juicio no vendrá sobre los malvados.

    Ocultar respuesta

  • 4.

    ¿Qué es el reino de los cielos? Escriba su definición en relación a esta parábola.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Es el ejercicio de la autoridad de Dios a través de las palabras y obras de salvación del Señor Jesucristo (12:28). Mientras el evangelio de Jesucristo se difunde en el mundo, el mal seguirá residiendo en el mundo, ya sea en forma de rechazo rotundo del evangelio o a través de acciones perversas. Sin embargo, Cristo no juzgará a aquellos que lo rechazan o a los hacedores de maldad hasta el tiempo de la separación final (Jn 12:47-48).

    Ocultar respuesta

  • 5.

    ¿Acaso esta parábola enseña que deberíamos tolerar el mal? De ser así, ¿no sería esto contradictorio a la orden de expulsar a los perversos de la iglesia (1 Co 5:1-13)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La maldad no debe existir en la asamblea de creyentes, aunque exista en el mundo (el campo representa el mundo), como Pablo lo deja claro en 1 Corintios 5:10. Aunque Dios no juzga inmediatamente a aquellos que están fuera de la iglesia, los hacedores de maldad dentro de la comunidad cristiana deben de ser aislados para preservar la pureza de la iglesia (2 Jn 9-11; Mt 18:15-17).

    Ocultar respuesta

  • 13:31-33

    6.

    Explique las siguientes analogías: a) Aves haciendo nidos en las ramas; b) Levadura escondida en la harina.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. Aves haciendo nidos en las ramas: si seguimos la lógica de la interpretación del Señor de la parábola anterior, las aves representarían al maligno (19; cf. Ap 18:2).

    b. Levadura escondida en la harina: en la mayoría de los casos, la Biblia usa la levadura como un símbolo del pecado, la maldad o las falsas enseñanzas (Mt 16:6-12; Mc 8:15, 1 Co 5:6-8; Gl 5:9; Ex 12:15).

    Ocultar respuesta

  • 7.

    ¿Qué nos enseñan estas dos parábolas sobre la expansión del reino de los cielos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Al igual que la semilla de mostaza, el reino de los cielos parece pequeño e insignificante al principio, pero se volverá mucho más grande y visible. Irónicamente, escondido bajo la apariencia de la expansión está siempre presente la obra de Satanás.

    Ocultar respuesta

  • 8.

    ¿Cómo es el reino de los cielos diferente a lo que la gente del tiempo de Jesús pensaba que era?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Muchos esperaban que el reino de Dios vendría poderosa y visiblemente y que solamente vendría al final de los tiempos. Pero el Señor dijo que el reino de los cielos ya había llegado, aunque tenía una apariencia humilde y la maldad aún persistía. El juicio final y la remoción del maligno tomarán lugar al final de los tiempos.

    Ocultar respuesta

  • 13:34-36

    9.

    ¿Qué nos dice la profecía de Isaías (35) sobre la función de las parábolas? Compare esta profecía con la que se registra en los versículos 13-15 ¿Existe alguna contradicción?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Las parábolas sirven para revelar lo que está escondido. Si comparamos esta profecía con la de los versículos 13-15, vemos que las parábolas tienen una doble función: revelar y ocultar. Los misterios de Dios (el evangelio de la salvación) son revelados a los humildes pero ocultos para los de corazón endurecido (12; 11:25).

    Ocultar respuesta

  • 13:44-46

    10a.

    ¿Qué podemos aprender aquí sobre el valor del evangelio del reino?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Es mucho más valioso que cualquier cosa que pudiéramos poseer o estar orgullosos.

    Ocultar respuesta

  • 10b.

    ¿Qué nos enseña la acción de vender todo para comprar el campo o la perla acerca de lo que debemos hacer para heredar el reino de los cielos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En vez de aferrarnos a nuestras posesiones, sean estas fortuna, fama o logros, debemos estar dispuestos a consagrarnos a nosotros mismos y todo lo que tenemos al Señor para así recibir el reino de los cielos. Esto no quiere decir que podemos ganarnos la salvación, sino que cada momento de nuestras vidas y todo lo que poseemos deben ser usados solamente para vivir por Cristo y no para nuestro propio deleite u orgullo (Flp 3:4-9).

    Ocultar respuesta

  • 13:47-50

    11.

    ¿De qué manera son similares la parábola de la red y la parábola del trigo y la cizaña?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En ambas parábolas se permite la coexistencia del bien y el mal por un tiempo dado. Sin embargo, la separación viene al final cuando los malvados son echados al lago de fuego y los justos son recibidos en el reino.

    Ocultar respuesta

  • 13:51-53

    12a.

    ¿A qué clase de “escriba” se refiere el Señor?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Maestros que “han sido instruidos acerca del reino de los cielos” (NVI). En otras palabras, aquellos que han aceptado el mensaje y se han convertido en seguidores de Cristo.

    Ocultar respuesta

  • 12b.

    ¿Cuál es el significado de “sacar cosas nuevas y cosas viejas”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Un escriba que no acepta a Jesús como Señor puede sólo enseñar a la gente acerca de lo viejo, es decir, las obras de la ley. Pero alguien que cree en Cristo es capaz de entender y sacar a la luz el significado completo de la ley de Dios porque Cristo es el cumplimiento de la ley (Gl 3:23-24; Mt 5:17). Como creyentes que han sido instruidos en el reino de los cielos, es nuestra responsabilidad predicar el mensaje de salvación y enseñar a otros a obedecer lo que Cristo ha ordenado (Mt 28:18-20).

    Ocultar respuesta