Contexto

Jesús había escapado de la mano de los judíos que intentaban atraparlo y se fue al otro lado del Jordán, al lugar donde primero había estado bautizando Juan. Muchas personas, recordando el testimonio de Juan sobre Jesús, vinieron y creyeron en Él. La noticia de la enfermedad de Lázaro llega a Jesús, por lo que vuelve a Judea. Allí, en Betania, Jesús realiza la última señal antes de su muerte, una señal que resulta en su propia glorificación.

Versículo clave

(11:25)

¿Sabía usted que...?

1. Betania (11:1): población a unos 3 kilómetros de Jerusalén (Jn 11:18). Jesús pasaría la noche aquí cuando viniera a Jerusalén (Mt 21:17; Mc 11:11). Ha de distinguirse de la Betania que se encuentra al otro lado del Jordán (cf. Jn 1:28).

2. “Hacía ya cuatro días… en el sepulcro” (11:17): “Fuentes judías posteriores atestiguan la creencia rabínica de que la muerte era irrevocable tres días después del fallecimiento de una persona” [ref]

3. “Los judíos que la acompañaban, también llorando” (11:33): “Esta escena desgarradora habría sido precedida por una procesión funeraria formal que incluía la sepultura. En esta procesión, las lloronas, los flautistas y los hombres que gritaban de dolor acentuaban la pena en la casa del muerto, en el camino a la tumba y durante la sepultura misma” (cf. Mt 9:23) [ref]

Esquema

Análisis general

  • 1.

    ¿Qué declaraciones hizo Jesús que revelaron su conocimiento sobrenatural?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Véase los versículos 4, 14, y 23.

    Ocultar respuesta

  • 2.

    Identifique todas las ocasiones en las que Jesús demostró preocupación por la fe de la gente.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Jesús retrasó su viaje a Betania por el bien de sus discípulos: para que crean (14, 15).
    • Jesús prometió vida a todo aquel que cree en Él y le preguntó a Marta: “¿Crees esto?” (26).
    • Jesús le recordó a Marta la necesidad de la fe para ver la gloria de Dios (40).
    • Jesús le oró al Padre para que la gente creyera que el Padre lo había enviado (42).
    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿Por qué la historia subraya que Jesús llegó tarde y el hecho de que Lázaro había estado muerto por cuatro días (17, 21, 32, 39)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Desde la perspectiva humana, si Jesús hubiera llegado antes, habría podido salvar a Lázaro. Ahora que Lázaro ya había estado muerto por cuatro días, era demasiado tarde para que Jesús hiciera algo. Pero esto es precisamente lo que el autor quiere comunicar al lector: Jesús es capaz de hacer lo que es imposible para el ser humano. Jesús tiene poder incluso sobre la muerte, algo contra lo que ningún ser humano puede prevalecer (cf. Ec 8:8).

    Ocultar respuesta

Análisis del segmento

  • 11:1–6

    1a.

    Observe los comentarios sobre el amor que Jesús sentía por esta familia en particular. ¿Cómo se diferencia este amor del amor que generalmente conocemos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Notamos, por lo menos, dos pensamientos contradictorios. Primero, aquel a quien Jesús amaba estaba enfermo. Por lo general, si tenemos el poder para prevenir una enfermedad, lo usamos para proteger a nuestros seres queridos. Pero Jesús, que tenía autoridad sobre las enfermedades, no hizo nada para evitar que Lázaro se enfermara.

    Lo que es aún más sorprendente es que luego de decir que Jesús amaba a Marta, María y Lázaro (5), la historia dice: “Cuando oyó, pues, que estaba enfermo, se quedó dos días más…” (6). En otras palabras, Jesús retrasó deliberadamente su viaje a Betania porque los amaba. Esto es contrario a cómo normalmente definimos el amor, es decir, si alguien que amamos tiene dificultades, nos apresuraríamos a ayudarlo.

    Mientras que el amor humano se muestra en el cuidado del presente y de las necesidades físicas de una persona, el amor de Jesús por esta familia era de un nivel más profundo. Como los amaba, dejó que Lázaro muriera para que ellos pudieran tener parte en el plan trascendental de Dios y para que pudieran crecer en su fe.

    Ocultar respuesta

  • 1b.

    ¿Qué le enseña esto sobre el amor de Jesús por usted cuando se halla en sufrimiento?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Por difícil que nos resulte comprenderlo, Dios a veces permite que suframos porque nos ama. Dios tiene un mayor propósito que quizás no podamos percibir, pero a Él siempre le importa el bienestar de aquellos a quienes ama (Is 43:1–4; Jer 29:11; Ro 8:35–39; Heb 12:5–11; Stg 5:10, 11).

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Cómo sirvió la enfermedad de Lázaro a un propósito superior?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús declaró explícitamente que la enfermedad de Lázaro era para la gloria de Dios, para que el Hijo de Dios pudiera ser glorificado por esto (11:4). Al resucitar a Lázaro, Jesús se reveló como el Hijo de Dios que tenía el poder de otorgar vida. Esta gran señal también condujo a Jesús a la muerte, a través de la cual sería exaltado y recibiría una gloria aún mayor (Jn 12:23, 24). Por lo tanto, en las apariencias, al principio Lázaro parecía ser una víctima de la desgracia, pero en realidad, fue elegido para participar en la gloriosa obra de salvación de Dios. En el proceso, muchos creyeron en el Señor, y la fe de aquellos que ya creían aumentó.

    Ocultar respuesta

  • 11:7–16

    3.

    ¿Qué quiso decir Jesús cuando dijo: “El que anda de día…”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Durante el día hay luz. Jesús es la luz del mundo (Jn 8:12, 9:5, 12:46). “Andar de día” significa seguir la palabra de Jesús y confiar que Él nos guiará (Is 2:3–5, 50:10; Jn 8:12; Ro 13:12, 13, 1 Jn 1:5–7).

    Ocultar respuesta

  • 4.

    ¿Cómo puede la luz del mundo estar también en una persona (10)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La luz que brilla en el mundo de las tinieblas debe ser captada y recibida (cf. Jn 1:5, 11). Si recibimos al Señor Jesús en nuestros corazones y en nuestras vidas, Él iluminará nuestro ser interior, nos dará una vida nueva e iluminará nuestros ojos espirituales para que podamos conocer a Dios y ver el camino de la vida (Jn 1:12, 13; Hch 26:18, 2 Co 4:6).

    Ocultar respuesta

  • 5.

    ¿Cómo se relaciona la analogía del día y la noche con el contexto de esta historia?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los discípulos se sorprendieron de que Jesús quisiera volver a las cercanías de Jerusalén ya que los judíos de ese lugar acababan de querer apedrearlo. La respuesta que dio Jesús tenía dos intenciones:

    • A pesar de las fuerzas de las tinieblas que se encontraban delante de ellos, era necesario que siguieran la voluntad y la guía del Señor. Hacer esto aseguraría su bienestar espiritual. Por otro lado, los que eligen practicar actos impíos (como los que persiguieron a Jesús) lo harían a cuestas de su propia ruina.
    • Mientras Jesús aún estaba con ellos, los discípulos debían someterse a la voluntad del Señor y llevar a cabo la misión de Jesús junto con Él (cf. Jn 9:4, 5). Por la misma razón, todos debían escuchar la voz de Jesús y decidir aceptarlo antes de que regresara al Padre.
    Ocultar respuesta

  • 6.

    Explique por qué Jesús se alegró (15).

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El deliberado retraso de Jesús fue para manifestar su gloria a través de la resurrección de Lázaro, incluso después de que su cuerpo había comenzado a descomponerse. Su objetivo era que la gente creyera en Él y fortalecer la fe de los discípulos en Él como el Señor de la vida. Jesús se alegró de haberse sometido al plan y el tiempo del Padre, un acto de obediencia que beneficiaría enormemente a los discípulos.

    Ocultar respuesta

  • 11:17–27

    7a.

    ¿Qué creía Marta acerca de Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Jesús podría haber prevenido la muerte de Lázaro (21).
    • Dios le daría a Jesús lo que le pidiera (22).
    • Jesús es el Cristo, el Hijo de Dios, que ha venido al mundo (27).
    Ocultar respuesta

  • 7b.

    ¿Qué faltaba en su fe (cf. 40)? ¿Qué podemos aprender de esto?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Aunque Marta creía que Jesús era el Cristo, el Hijo de Dios, no confiaba plenamente en Él. Cuando Jesús ordenó que se quitara la piedra de la tumba, Marta trató de disuadirlo. Esta es a menudo la ironía que vemos en nosotros mismos. Confesamos que Jesús es el Señor y que es capaz de hacer cualquier cosa, pero cuando su palabra contradice nuestro sentido común, nuestro razonamiento o nuestros deseos, somos incapaces de confiar que su manera es siempre la correcta.

    Ocultar respuesta

  • 8.

    ¿De qué tipo de vida y muerte habló Jesús en los versículos 25 y 26?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Cuando dijo “aunque esté muerto” (25), se estaba refiriendo a la muerte natural. Los creyentes también mueren físicamente. Pero el que cree en Jesús “no morirá eternamente” (26), en el sentido de que no experimentarán la segunda muerte, es decir, la muerte espiritual final.

    “Todo aquel que vive” (26) se refiere a todos los que están físicamente vivos, mientras que “vivirá” (25) hace referencia a la vida eterna.

    Al combinar estas ideas entendemos que, si en esta vida creemos en el Señor Jesús, la muerte que experimentaremos será sólo física y temporal, y la vida espiritual que recibimos será eterna.

    Ocultar respuesta

  • 9.

    ¿Qué tipos de resurrección podemos inferir de las palabras: “Yo soy la resurrección y la vida”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La resurrección de Lázaro demostró que Jesús es capaz de resucitar a los que están físicamente muertos. En el día final, incluso los malvados serán resucitados de la tumba a las órdenes de Jesús (Jn 5:28). Pero esta señal conlleva un significado más profundo, que es que Jesús resucitará espiritualmente a los creyentes ahora y luego les dará la vida eterna (Jn 5:25). En la resurrección del día final, aquellos que creyeron en Jesús mientras estuvieron vivos serían transformados y arrebatados por Jesús para siempre (Ro 6:5, 8, 8:21–23, 1 Co 15:50–57; 2 Co 5:1–5; Flp 3:20, 21; Col 3:4, 1 Ts 4:16,17). Esta es la vida eterna que promete y da Jesús hoy y que se cumplirá en el día final (Jn 5:29).

    Ocultar respuesta

  • 10.

    ¿Qué significa para usted personalmente que Jesús sea la resurrección y la vida?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 11:28–37

    11.

    “Se conmovió” (33, 38) connota indignación o desagrado. ¿Qué le molestaba a Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    María dijo las mismas palabras que su hermana: “Señor, si hubieras estado aquí, no habría muerto mi hermano”. Entonces Jesús se estremeció en espíritu y se conmovió al ver llorar a María y a los judíos (33). Luego se conmovió de nuevo cuando algunas personas preguntaron si Jesús podría haber evitado la muerte de Lázaro (37, 38).

    Aunque el pasaje no lo dice explícitamente, podemos inferir que Jesús estaba perturbado por la falta de fe de la gente. Ellos, incluyendo a María, creían en Jesús sólo en lo que respecta a la sanación de los enfermos, pero no reconocían que Él era el Señor de la vida y que tenía el poder de resucitar a los muertos. También es posible que Jesús estuviera indignado por la desesperación y la miseria espiritual del mundo incrédulo.

    Ocultar respuesta

  • 12.

    En su opinión, ¿por qué lloró Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús no lloró de la misma manera que María y los judíos (la Biblia usa dos palabras griegas diferentes para distinguir el llanto de Jesús y el de María y los judíos). Jesús no lloró por la muerte de Lázaro, pues sabía que la enfermedad no causaría su muerte, sino que resucitaría. Más bien, Jesús sintió empatía por la raza humana, que está bajo la sombra del poder del pecado y la muerte.  El lamento de María y los judíos ilustra vívidamente esta triste condición universal de los hombres. Jesús lloró con ellos porque podía sentir su dolor y conocía la impotencia de la raza humana.

    Ocultar respuesta

  • 13.

    ¿Qué dice el hecho de que Jesús haya llorado sobre la relación que tiene con nosotros?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Nuestro Señor Jesús, que una vez estuvo en la carne, entiende y puede sentir la pena que experimentamos (Heb 2:14–18).

    Ocultar respuesta

  • 11:38–44

    14.

    ¿Qué reveló la oración que Jesús hizo al Padre sobre Él?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El Padre siempre escucha a Jesús porque Jesús y el Padre son uno (Jn 10:30). Aunque Jesús había tomado la forma de un hombre, siempre estaba en comunión con el Padre de una forma inigualable. Esto muestra que Él en verdad era el Hijo de Dios, a quien Dios había enviado al mundo (cf. Jn 11:27).

    Ocultar respuesta

  • 15.

    ¿Qué reveló la resurrección de Lázaro acerca de Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Al resucitar a Lázaro, Jesús confirmó su declaración: “Yo soy la resurrección y la vida” (v. 25). Debido a que Él tiene vida en sí mismo y tiene poder sobre la muerte, debemos confiar completamente en su promesa de que a través de Él viviremos para siempre (11:25, 26).

    Ocultar respuesta