Contexto

Ha llegado la hora de que Jesús deje el mundo y regrese al Padre. Jesús les ha hablado extensamente a los discípulos para consolarlos y para prepararlos para lo que estaba por ocurrir. Luego de una serie de discursos finales dirigidos a los discípulos, Jesús levanta sus ojos al cielo y dice una oración al Padre por sus discípulos. Como podemos ver en el pasaje que sigue, inmediatamente luego de la oración, Jesús es arrestado en el huerto.

Versículo clave

(17:9)

¿Sabía usted que...?

Esquema

  • “Glorifica a tu Hijo”
  • “Tuyos son”
    (17:6–11a)
  • “Que los guardes”
    (17:11b-16)
  • “Santifícalos”
  • “Para que todos sean uno”
  • “Que… ellos estén conmigo”

Análisis general

  • 1.

    Anote todo lo que el Señor hizo o sigue haciendo por los creyentes según la oración que hizo.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Les da vida eterna (17:2).
    • Les ha manifestado el nombre del Padre (17:6).
    • Ora por ellos (17:9, 20).
    • Los guardó en el nombre del Padre (17:12).
    • Les ha dado la palabra del Padre (17:14).
    • Los ha enviado al mundo (17:18).
    • Se santificó por ellos (17:19).
    • Les ha dado gloria (17:22).
    • Les ha dado a conocer el nombre del Padre y lo dará a conocer aún (17:26).
    Ocultar respuesta

  • 2a.

    Anote las enseñanzas que aparecen en este capítulo concernientes a estas palabras claves: “Gloria”

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Jesús le pide al Padre que lo glorifique, para que también Él glorifique al Padre (17:1).
    • Jesús ha glorificado al Padre en la tierra (17:4).
    • Jesús le pide al Padre que lo glorifique ahora al lado suyo, con aquella gloria que tuvo con Él antes que el mundo existiera (17:5).
    • Jesús es glorificado en los que el Padre le dio (17:10).
    • Jesús les ha dado a los creyentes la gloria que el Padre le dio a Él (17:22).
    • Jesús desea que los creyentes puedan contemplar su gloria (17:24).
    Ocultar respuesta

  • 2b.

    “Conocer”

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Esta es la vida eterna: conocer al único Dios verdadero y a Jesucristo, a quien el Padre ha enviado (17:3).
    • Los discípulos de Jesús sabían que todas las cosas que el Padre dio a Jesús pertenecen al Padre (17:7).
    • Los discípulos de Jesús sabían verdaderamente que Jesús había salido del Padre (17:8).
    • Jesús ruega que los creyentes puedan ser perfectos en unidad y que el mundo pueda saber que el Padre lo ha enviado y que ha amado a los discípulos, así como ha amado a Jesús (17:23).
    • El mundo no ha conocido al Padre, pero Jesús lo ha conocido (17:25).
    • Los creyentes han conocido que el Padre envió a Jesús (17:25).
    Ocultar respuesta

  • 2c.

    “El mundo”

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Jesús tuvo gloria con el Padre antes de que el mundo existiera (17:5).
    • Jesús ha manifestado el nombre del Padre a los hombres que el Padre le dio de entre el mundo (17:6).
    • Jesús no ruega por el mundo, sino por aquellos que el Padre le dio (17:9).
    • Jesús ya no está más en el mundo, pero los que el Padre le dio están en el mundo (17:11).
    • Jesús dice estas cosas en el mundo para que los creyentes tengan su gozo completo en ellos mismos (17:13).
    • El mundo ha odiado a los creyentes porque no son del mundo (17:14).
    • Jesús no ruega que el Padre quite a los creyentes del mundo (17:15).
    • Los creyentes no son del mundo, así como Jesús tampoco es del mundo (17:16).
    • Así como el Padre ha enviado a Jesús al mundo, Jesús también ha enviado a los creyentes al mundo (17:18).
    • Jesús ruega por unidad para que el mundo crea que el Padre envió a Jesús (17:21).
    • Jesús ruega que los creyentes puedan ser perfectos en unidad y que el mundo sepa que el Padre lo envió y que ha amado a los creyentes como lo ha amado a Él (17:23).
    • El Padre amó a Jesús desde antes de la fundación del mundo (17:24).
    • El mundo no ha conocido al Padre (17:25).
    Ocultar respuesta

  • 2d.

    “Palabra”

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Los discípulos de Jesús han guardado la palabra del Padre (17:6).
    • Jesús les ha dado a sus discípulos la palabra del Padre (17:14).
    • La palabra del Padre es verdad (17:17).
    • Jesús no ruega sólo por los discípulos, sino también por aquellos que han de creer en Él a través de la palabra de ellos (17:20).
    Ocultar respuesta

  • 2e.

    “Uno”

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Jesús le pide al Padre que guarde en su nombre a los que le ha dado, para que sean uno, así como Él y el Padre son uno (17:11).
    • Jesús le pide al Padre que los creyentes sean uno en Él y en el Padre (17:21).
    • Jesús les ha dado gloria a los creyentes para que sean uno, así como Él y el Padre son uno (17:22).
    • Jesús ruega para que los creyentes sean perfectos en unidad (17:23).
    Ocultar respuesta

  • 3a.

    ¿Qué expresión usa Jesús repetidamente en la oración para referirse a sus discípulos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Aquellos que el Padre le ha dado (17:2, 6, 9, 12, 24).

    Ocultar respuesta

  • 3b.

    ¿Cuál es la importancia de esta expresión?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Esta expresión indica que los creyentes están bajo el cuidado especial del Padre y del Señor Jesús. Como el Padre se los encomendó a Jesús, Jesús considera que es su responsabilidad guardarlos y preservarlos (Jn 17:12). Ahora que Jesús ha regresado al cielo, el Padre mismo continuará guardándolos (Jn 17:11).

    Ocultar respuesta

  • 4.

    ¿Cómo lo anima la oración de Jesús al Padre?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

Análisis del segmento

  • 17:1–5

    1.

    ¿Cuál es la petición de Jesús aquí?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús pide al Padre que glorifique al Hijo (17:1, 5).

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Qué podemos aprender de Jesús en esta sección?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús cumplió fielmente su misión en este mundo, glorificando al Padre y terminando la obra que el Padre le había asignado (17:4). Después de terminar su obra en el mundo, había llegado la hora de que Jesús fuera levantado. Su sometimiento final, incluso hasta el punto de la muerte, fue la condición previa para la hora de la gloria (Jn 12:27, 28).

    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿Cuál fue la obra que el Padre le encomendó a Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Según 17:2, el Padre le dio potestad a Jesús sobre toda carne para que le dé vida eterna a todos los que el Padre le ha dado. Esta fue la obra que se le encomendó a Jesús.

    Ocultar respuesta

  • 17:6–11a

    4.

    Según este párrafo, ¿qué ha logrado Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús ha manifestado el nombre del Padre a los hombres que el Padre le ha dado del mundo (17:6). El nombre de una persona a menudo identifica sus cualidades o carácter (cf. Gn 17:5, 25:25, 26). También podría conllevar la autoridad, el poder o el legado de esa persona (cf. Gn 48:16). Asimismo, el nombre de Dios representa su gloria y majestad, incluso su misma presencia (cf. Ex 9:16; 23:21; Jos 9:9, 1 R 9:3; Sal 20:1, 48:10). Jesús, a través de su encarnación, sus obras y sus palabras, dio a conocer el Padre al mundo, en especial a aquellos que confiaron en Él (Jn 1:18, 14:7).

    Como parte de la revelación del nombre del Padre, Jesús también les ha dado a los creyentes las palabras que el Padre le ha dado (Jn 17:8). Mientras estuvo en el mundo, Jesús declaró y enseñó todo lo que había escuchado y visto del Padre (Jn 8:28, 38, 40).

    Ocultar respuesta

  • 5.

    ¿Qué nos enseña este párrafo sobre lo que debemos hacer como discípulos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    • Guardar y recibir la palabra de Dios (17:6, 8).
    • Saber que Jesús salió del Padre y creer que el Padre lo envió (17:8).
    Ocultar respuesta

  • 17:11b-16

    6.

    ¿Cuál es la petición de Jesús aquí?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús le pide al Padre que guarde a aquellos que el Padre le ha dado (17:11, 15).

    Ocultar respuesta

  • 7.

    En algunos manuscritos, el versículo 11 lee: “Padre santo, guárdalos en tu nombre que me has dado”. ¿Cómo le ha dado el Padre su nombre a Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El Padre le ha dado su nombre a Jesús en el sentido de que el Padre ha enviado a Jesús al mundo para revelarse al mundo. Jesús, el Verbo hecho carne, es la imagen misma del Padre (Heb 1:3). Ver a Jesús es ver al Padre (Jn 14:9), y todo lo que Jesús dice y hace, lo hace conforme al Padre (Jn 5:19). Jesús también ha recibido del Padre potestad sobre toda carne (Jn 17:2). Como el embajador del Padre (cf. Heb 3:1), Jesús poseía plenamente el nombre del Padre.

    El hecho de que Jesús recibió el nombre de su Padre también se manifiesta en el nombre con el que fue llamado—“Jesús”. Literalmente, Jesús significa “el Señor salva” (cf. Mt 1:21). Aunque “Jesús era un nombre común en aquella época, sólo el Señor Jesús personificó plenamente el significado de este nombre, porque a través de Él, el amor y la salvación del Padre han llegado a nosotros. Por lo tanto, en ningún otro nombre, sino el de Jesús, hay salvación (Hch 4:12). Es también en este sentido que el Padre le ha dado su nombre a Jesús.

    Ocultar respuesta

  • 8a.

    ¿Qué nos enseña la oración de Jesús acerca de nuestra actitud y nuestra relación con el mundo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La voluntad de Dios no es sacarnos de este mundo (17:15), porque tenemos la misión de predicar la palabra al mundo (17:18, 20). Sin embargo, mientras estemos en este mundo, necesitamos tener en claro que no somos de este mundo, así como nuestro Señor tampoco era de este mundo (17:14). Esto quiere decir que no tenemos parte en la impiedad y en el pecado de las personas de este mundo, quienes se encuentran bajo el dominio del maligno (17:15; Ro 12:2; Ef 2:1–3, 1 Jn 5:19). Como resultado de esta separación, el mundo nos odia (Jn 15:19, 17:14).

    Ocultar respuesta

  • 8b.

    ¿Qué ejemplo nos dejó Jesús a este respecto?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús vino a este mundo para llevar a cabo la obra de Dios, con el fin de que el mundo pudiera creer por medio de Él, pero Él no era de este mundo (17:14). El príncipe de este mundo nada tiene en Él (Jn 14:30). Como el mundo no lo conocía a Él ni al Padre, el mundo odió a Jesús y lo persiguió (Jn 15:20, 24). En Jesús vemos el ejemplo perfecto de no tener parte con la maldad del mundo y, sin embargo, amar al mundo al estar en el mundo y ofrecerse por el mundo (cf. Jn 1:14, 6:33).

    Ocultar respuesta

  • 17:17–19

    9.

    ¿En qué sentido Jesús se santificó a sí mismo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Generalmente, “santificar” significa apartar algo para Dios. Mientras que la santificación de seres humanos u objetos comunes implica purificación, la santificación de Jesús es de un nivel completamente diferente, dado que Jesús es el Dios santo y no necesita purificación. Según Juan 10:36, el Padre santificó a Jesús y lo envió al mundo. Esto quiere decir que el Padre comisionó a Jesús con un propósito divino. De la misma manera, aquí en la oración de Jesús, Jesús dijo que se santificó a sí mismo por causa de los discípulos. Esto también fue dicho en el contexto de ser enviado al mundo (17:18). Por lo tanto, debemos entender la santificación de Jesús en el mismo sentido que Juan 10:36. Así como el Padre santificó a Jesús, Jesús también se santificó a sí mismo.

    Ocultar respuesta

  • 10.

    ¿Qué significa para nosotros ser santificados por la verdad?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La verdad es la palabra de Dios (17:17) que nos conduce al Padre (Jn 14:6). Jesús vino al mundo para proclamar la verdad (Jn 1:17, 8:45, 18:37). Todo aquel que acepta la verdad es santificado por la verdad porque ha dejado las tinieblas y ahora pertenece a Dios (Jn 3:21).

    Ocultar respuesta

  • 17:20–23

    11.

    ¿Por qué Jesús estima la unidad de los creyentes como algo importante?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La unidad de los creyentes refleja la unidad de Jesús y su Padre (17:21, 22). Esta unidad se basa en el amor (17:23, 26). La unidad de los creyentes es un testimonio vivo de que Jesús trajo el amor del Padre al mundo.

    Ocultar respuesta

  • 12.

    ¿Qué quiere Jesús que el mundo sepa? ¿Por qué?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús quiere que el mundo sepa que el Padre lo envió y que ama a los creyentes, así como ha amado a Jesús (17:23). Este conocimiento lleva a la vida eterna (17:3).

    Ocultar respuesta

  • 17:24–26

    13.

    ¿Qué desea Jesús para los creyentes?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús desea que puedan estar con Él, para que puedan ver la gloria que el Padre le ha dado (17:24).

    Ocultar respuesta

  • 14.

    ¿Qué enseña la oración sobre la presencia presente y futura de Jesús con los creyentes?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Es la voluntad de Jesús que los creyentes estén con Él en el futuro (17:24), incluso ahora, mientras todavía están en el mundo, Él ya está en ellos (17:26). Él ciertamente no nos deja como huérfanos (Jn 14:18), sino que está con nosotros continuamente.

    Ocultar respuesta

  • 15.

    ¿Cómo continuará Jesús declarando el nombre del Padre a sus discípulos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El Espíritu Santo continuará la obra de Jesús después de que Jesús deje el mundo para ir al Padre (Jn 14:26). El Espíritu Santo toma lo que es de Jesús y lo declara a sus discípulos (Jn 16:12–14). Así, Jesús mismo continúa declarando el nombre del Padre a través del Espíritu Santo. Las obras internas del Espíritu Santo en nosotros nos permiten obtener un conocimiento aún más íntimo del Padre (Jn 14:20, 21).

    Ocultar respuesta