Contexto

Los fariseos habían estado juzgando a Jesús en sus corazones (2:6-7) y cuestionando a sus discípulos (2:16). Ahora lo acusaban abiertamente de quebrantar la ley de Dios. Ellos no aceptaron el hecho de que Jesús vino a revelar el verdadero significado de la ley. Debido a que los fariseos (líderes religiosos) y los herodianos (líderes políticos) percibían que Jesús amenazaba la influencia que ellos tenían sobre el pueblo, confabularon para matarlo.

Versículo clave

(2:21-22)

¿Sabía usted que...?

1. Ayuno (2:18): en la época de Jesús, los fariseos ayunaban dos veces a la semana, los lunes y los jueves. Adoptaban una apariencia sombría o un aire decaído al no afeitarse ni bañarse, y rociaban cenizas sobre sí mismos para indicar abnegación. [ref]

2. Es probable que algunos de los discípulos de Juan todavía no habían escuchado hablar sobre Jesús. De hecho, muchos años después, el apóstol Pablo descubrió algunos discípulos en Éfeso que solamente habían recibido el bautismo de Juan y nunca habían escuchado hablar del Espíritu Santo (Hch 19:1-7).

3. Basándose en su interpretación sobre el mandamiento del sábado (cf. Ex 20:9-10; 31:15), los fariseos especificaron 39 actos que estaban prohibidos hacer en el día de reposo. Entre ellos se encontraba la cosecha, de la que acusaron a los discípulos de Jesús. [ref] De la misma manera, sanar (una forma de trabajo) también estaba prohibido en el día de reposo..

4. Vestido viejo (2:21): si se usa un remiendo de paño nuevo para reparar un vestido viejo y luego éste se moja, la tela nueva se encogería, tiraría del vestido viejo, se desprendería del mismo y haría una rotura más grande. [ref]

5. Odres (2:22): en la antigüedad se usaba la piel de cabra para almacenar vino. [ref] Con el paso del tiempo, la piel se endurecía y se volvía frágil. Si se ponía vino nuevo (que aún fermentaba) en un odre viejo, la acumulación de los gases de la fermentación quebraría el recipiente frágil y arruinaría tanto el odre como el vino. El vino nuevo se colocaba solamente en odres nuevos que aún eran flexibles y lo suficientemente elásticos como para adaptarse a la presión. [ref]

6. Abiatar (2:26): en realidad, David recibió el pan de la proposición de Ahimelec, padre de Abiatar. Era costumbre indicar una sección del Antiguo Testamento de esta manera. Abiatar fue sumo sacerdote luego de Ahimelec y fue más prominente que su padre, justificando así el uso de su nombre en este pasaje. [ref]

7. Panes de la proposición (2:26): doce panes sin levadura colocados uno sobre el otro, en dos columnas, sobre la mesa en el lugar santo. Permanecían sobre la mesa durante una semana, luego eran removidos y comidos por el sacerdote dentro del santuario. Era sacrilegio para cualquiera persona que no fuera sacerdote comer del pan de la proposición. [ref]

8. Herodianos (3:6): Un grupo político judío minoritario que respaldaba abiertamente a la familia que reinaba, la de Herodes, así como también su simpatía hacia Roma. [ref]

Esquema

  • Ayuno
  • La gente le preguntó a Jesús por qué sus discípulos no ayunaban
  • Analogía del esposo
  • Lo nuevo y lo viejo
  • Paño nuevo y vestido viejo
  • Vino nuevo y odres viejos
  • Sábado
  • Los fariseos acusan a los discípulos de violar el sábado
  • "El sábado fue hecho por causa del hombre, y no el hombre por causa del sábado"
  • Los fariseos esperaban acusar a Jesús de violar el sábado
  • Jesús reprende a los fariseos y sana al hombre de la mano seca
  • Confabulación contra Jesús
    (3:6)

Palabras/frases claves

, , , , , ,

Análisis general

  • 1.

    ¿Cuándo fue la última vez que usted aprendió algo nuevo en su conocimiento espiritual? ¿Qué fue lo que aprendió?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 2.

    Haga una lista de sus rutinas en el trabajo, en la escuela y en la iglesia. ¿Por qué mantiene usted estas rutinas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 3.

    Haga una lista de las personas en este pasaje que hacen preguntas. ¿Por qué cada una de ellas hizo una pregunta?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Algunas personas preguntaron sobre el sobre (2:18). Hicieron esta pregunta porque los discípulos de Jesús no estaban haciendo lo que otras figuras religiosas respetas hacían.

    Los fariseos le preguntaron a Jesús por qué sus discípulos hacían lo que no era lícito hacer en sábado (2:24). Hicieron esta pregunta para desacreditar a Jesús por consentir que sus discípulos quebrantaran la ley.

    Jesús respondió a las preguntas/acusaciones con sus propias preguntas (2:19, 2:25, 3:4). A menudo enseñaba haciendo las preguntas correctas. Es más efectivo dejar que una persona halle la respuesta por sí misma que simplemente decírselo. Incluso los fariseos sabían lo que era correcto o incorrecto. No obstante, ellos eligieron ignorar la verdad (3:4-5) y actuaron de acuerdo a sus malas intenciones (3:6).

    Ocultar respuesta

  • 4.

    Los fariseos buscaban cualquier oportunidad para acusar a Jesús. ¿Conoce usted a alguien que anda buscando faltas en su fe o en la iglesia? ¿Cómo reacciona usted ante esta situación?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 5.

    Lea Isaías 58. ¿Cuáles son las enseñanzas sobre el ayuno y la observancia del sábado?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

Análisis del segmento

  • 2:18-20

    1.

    Haga una lista de las razones que indica la Biblia para ayunar. (Busque “ayunar”/”ayuno” en una Concordancia de la Biblia.)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Humillarse, arrepentirse (Sal 69:10); orar por otros (Sal 35:13); echar fuera demonios (Mc 9:29); buscar la guía y la revelación de Dios (Hch 10:30); orar por los siervos de Dios (Hch 14:23); prepararse contra la tentación (Mt 4:1-3). Nótese que en cada caso, el ayuno va acompañado de la oración.

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿A quién se refiere cada una de las siguientes personas? a. Esposo (Jn 3:28-30; Mt 25:10-11); b. Invitados a la boda (Mt 22:1-14; Jn 3:29)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. Esposo: Jesús.

    b. Invitados a la boda: discípulos, creyentes.

    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿De qué manera la analogía del esposo y los invitados de boda responde a las acusaciones de los fariseos (cf. Mt 6:16-18)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El propósito del ayuno es para fortalecernos espiritualmente para orar y para acercarnos a Dios. El ayuno también se hacía en señal de duelo y contrición. Dado que en ese momento Jesús estaba con los discípulos todos los días, viviendo con ellos y compartiendo el evangelio con ellos, ayunar habría estado fuera de lugar. De hecho, era correcto que los discípulos se regocijaran mientras Jesús estuviera con ellos.

    Por otra parte, los fariseos habían distorsionado el ayuno y lo convirtieron en una señal de sufrimiento sin sentido, usándolo incluso para aparentar devoción. Se aferraron a la rutina del ayuno pero fallaron en regocijarse por la venida del Hijo de Dios.

    Ocultar respuesta

  • 2:21-22

    4.

    ¿Qué representa cada uno de los siguientes objetos? a. Paño nuevo (Mt 5:17); b. Vestido viejo (Sal 102:25-27); c. Rotura; d. Vino nuevo (Ef 5:18; Cnt 1:2); e. Odres viejos; f. Odres nuevos

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. Paño nuevo (Mt 5:17): el cumplimiento de las leyes del Antiguo Testamento por medio de Jesús.

    b. Vestido viejo (Sal 102:25-27): las formalidades rígidas de los reglamentos de los fariseos; el mundo físico (opuesto al mundo espiritual).

    c. Rotura: el fracaso en observar las leyes de Dios.

    d. Vino nuevo (Ef 5:18; Cnt 1:2): la enseñanza nueva de Jesús; el Espíritu Santo; el amor de Dios.

    e. Odres viejos: la terquedad de los fariseos.

    f. Odres nuevos: el nuevo ser, dispuesto a aceptar a Jesús.

    Ocultar respuesta

  • 5.

    ¿De qué manera las analogías de los remiendos y los odres respondieron a las acusaciones de los fariseos (cf. Mt 5:17-48; Ro 8:13-16, 1 Co 5:6; Ef 2:11-18; Heb 5:4-6)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús enseñó que el sentido de la ley es más importante que la letra de la ley (Mt 5:17-18). Debemos ir más allá de los tecnicismos (Mt 17:20). Por ejemplo, la ley dice: “No matarás”, pero no debemos sentirnos orgullosos simplemente porque no hemos matado a nadie. Jesús nos enseña que odiar es equivalente a matar (Mt 5:22).

    A través de Jesucristo, Dios ha hecho un nuevo pacto con nosotros (Heb 8:10-13, 9:15). Cuando nos bautizamos, Cristo es nuestra vestidura nueva (Gl 3:27). Las enseñanzas de Jesús (paño nuevo) pueden remendar nuestras imperfecciones (rotura), sólo si dejamos atrás nuestras viejas presuposiciones (reemplazar el paño viejo con el nuevo). Los fariseos se aferraban a sus tradiciones (2 Co 3:14-15), y Jesús se convirtió en su piedra de tropiezo (1 P 2:8), como el paño nuevo que hace una rotura peor en un vestido viejo. Ellos se arruinaron a sí mismos como los viejos odres, y desperdiciaron la gracia de Dios (Heb 10:29) como el vino nuevo que se echa a perder.

    Por medio de la sangre de Cristo, disfrutamos de los mismos pactos que Dios hizo con los israelitas (Ef 2:12-13). Las leyes del Antiguo Testamento no son obsoletas. Hoy, el Espíritu Santo nos enseña cómo poner en práctica estos principios bíblicos, lo que va más allá de las reglas escritas (Ef 2:14-16). Es probable que Jesús nunca se haya preguntado a sí mismo: “¿Debería ayunar hoy o no?”, “¿Puedo sanar en sábado o no?”. Él sabía naturalmente qué hacer y qué no hacer. Cuando el Espíritu Santo vive en nosotros, nosotros también podemos vivir como Jesús vivió (Ro 8:10-11).

    Ocultar respuesta

  • 6.

    Dado que lo nuevo es mejor que lo viejo, ¿por qué no podemos adaptar las enseñanzas de la Biblia para que concuerden con los valores de la actualidad?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús no enseñaba que lo nuevo fuera necesariamente mejor. Él simplemente usó la analogía de lo nuevo y lo viejo para hacer una comparación entre sus enseñanzas y las tradiciones de los fariseos. No quiso decir que los valores contemporáneos de los hombres fueran mejores que las antiguas verdades de la Biblia.

    La palabra de Dios es aplicable en todo tiempo y lugar. La palabra de Dios nunca cambia y no necesita ser cambiada. No debemos modificar las enseñanzas bíblicas para que concuerden con nuestras ideas. Al contrario, debemos cambiarnos a nosotros mismos para aceptar la guía del Espíritu Santo (Ro 8:5-7).

    Ocultar respuesta

  • 2:23-3:6

    7a.

    Lea 1 Samuel 21:1-6. ¿Por qué David comió los panes de la proposición?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Él estaba huyendo por su vida. Es razonable asumir que no había llevado mucha comida consigo (si es que había llevado algo). Jesús dijo que David y los que lo acompañaban estaban hambrientos y necesitados.

    Ocultar respuesta

  • 7b.

    ¿Qué parte de la ley violó David?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La única ley que David quebrantó fue comer los panes de la proposición, que se suponía era sólo para los sacerdotes. Fuera de esto, David cumplió con la ley lo mejor que pudo. Le pidió el pan al sacerdote, y no lo tomó por la fuerza. Sus hombres se habían mantenido alejado de las mujeres (1 S 21:45). El sacerdote le dio el pan que había sido removido de la mesa, no el pan que todavía estaba dedicado al Señor (1 S 21:6).

    Ocultar respuesta

  • 7c.

    ¿Qué tiene que ver la historia de David comiendo los panes de la proposición con lo que dijo Jesús en 2:27 (cf. Mt 12:1-8)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús señaló el orden entre el hombre y el sábado. Dios no creó al hombre para obedecer leyes arbitrarias. Él creó el sábado para que el hombre pudiera descansar, para suplir nuestras necesidades físicas y espirituales. Fueron los fariseos quienes hicieron del sábado una carga.

    David comió el pan porque lo necesitaba. Los discípulos comieron también porque lo necesitaban. Ocuparse de las necesidades física y/o espirituales de alguien es más importante que observar las regulaciones religiosas. En Mateo 12:5, Jesús señaló la falacia del razonamiento de los fariseos. Si era lícito que los sacerdotes sirvieran en el templo en sábado, entonces era lícito servir a los hombres y a Dios.

    Ocultar respuesta

  • 8.

    ¿Qué quiso decir Jesús en 2:28? ¿Cómo llegó a esta conclusión (note la expresión “por tanto”)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús es Señor de la humanidad, y Él fue el que hizo el sábado para el hombre. Por lo tanto, Él también es el Señor del sábado. Dado que Jesús es el Señor del sábado, Él decide lo que es lícito en sábado. Si aun el Señor del sábado no culpó a los discípulos de profanar el sábado, ¿qué derechos tenían los fariseos de hacerlo?

    Ocultar respuesta

  • 9.

    ¿Cuáles son las implicaciones/consecuencias de cada una de las posibles respuestas a las preguntas de Jesús (3:4)? Si usted fuera uno de los fariseos, ¿cómo le habría respondido a Jesús? a. “Es lícito hacer el bien”; b. “No es lícito hacer el bien”; c. “Es lícito hacer el mal”; d. “No es lícito hacer el mal”; e. “Es lícito salvar una vida”; f. “No es lícito salvar una vida”; g. “Es lícito matar”; h. “No es lícito matar”

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. “Es lícito hacer el bien”: esto implica que el bien del hombre tiene prioridad sobre las regulaciones. En este caso, sería lícito que los discípulos arrancaran espigas para comer, porque era una necesidad humana (el hambre). Lo mismo con David: él comió el pan de la proposición por necesidad. Siguiendo la misma lógica, Jesús no podía ser acusado de sanar en sábado.

    b. “No es lícito hacer el bien”: si este fuera el caso, entonces no se les debería permitir a los sacerdotes trabajar en sábado. A los fariseos y a los escribas tampoco se les debería permitir enseñar en sábado.

    c. “Es lícito hacer el mal”: claramente, esto va en contra de la ley de Dios.

    d. “No es lícito hacer el mal”: los fariseos querían que Jesús cayera en la trampa para poder acusarlo (y luego matarlo). Además, es malo negarle ayuda a alguien en necesidad (Stg 2:14-17). Ellos tenían malas intenciones en sus corazones. Así que se estarían condenando a sí mismos si dijeran esto.

    e. “Es lícito salvar una vida”: entonces es lícito que Jesús sane y que los discípulos arranquen espigas para comer para no pasar hambre.

    f. “No es lícito salvar una vida”: en Mateo 12:11-12, Jesús les preguntó a los fariseos si ellos no salvarían a sus ovejas en sábado si estas se cayeran en un hoyo. Si ellos salvarían a un animal, ¿cómo podrían no salvar a un hombre?

    g. “Es lícito matar”: claramente, esto va en contra de la ley de Dios y de las propias regulaciones de los fariseos.

    h. “No es lícito matar”: los fariseos albergaban pensamientos de matar a Jesús.

    Ocultar respuesta

  • 10.

    ¿Por qué los fariseos permanecieron callados?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La única forma de responder las preguntas de Jesús era admitir que Jesús estaba en lo correcto. Los fariseos permanecieron callados (3:4) porque no querían admitir que se equivocaron. Como consecuencia, fueron y cometieron una ofensa mucho mayor (confabularon para matar a Jesús) que no observar las leyes del sábado.

    Ocultar respuesta

  • 11.

    ¿Por qué Jesús sanó al hombre de la mano seca?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús respondió su propia pregunta por medio de sus acciones. Al sanar al hombre en sábado, mostró que era lícito hacer el bien y salvar la vida. Además, el hecho de que Dios le dio a Jesús el poder para sanar en sábado confirmó que lo que enseñaba era verdad (cf. 16:20).

    Ocultar respuesta