Contexto

Jesús sabía que los principales sacerdotes y los escribas estaban conspirando para matarlo y que su propio discípulo Judas Iscariote lo traicionaría. Se preparó a sí mismo y a sus discípulos para su sufrimiento y muerte. Horas antes de que fuera arrestado, tuvo “muchísimos deseos" (Lc 22:15, NVI) de comer la Pascua con los discípulos. Durante la cena, estableció el sacramento de la santa comunión (Mc 14:22-24; Lc 22:17-20) y el lavado de pies (Jn 13:3-17). En Getsemaní, con gran angustia y dolor, oró y le pidió fuerzas al Padre para servirlo hasta el fin.

Versículo clave

(14:34)

¿Sabía usted que...?

1. Simón el leproso (14:3): probablemente una persona bien conocida, víctima de lepra, que había sido sanada por Jesús (14:3). [ref] Es posible que fuera un amigo o pariente de María, Marta y Lázaro (cf. Jn 12:2). [ref]

2. La mujer que ungió a Jesús (14:3): María, hermana de Marta y Lázaro (cf. Jn 12:3).

3. Vaso de alabastro (14:3): el alabastro es un mineral que tiene capas de tonos y colores que varían ligeramente, a menudo muy delicado y hermoso. [ref] El vaso tenía una cuello delgado y largo que se desprendía cuando el contenido era usado en ocasiones especiales. [ref] , [ref]

4. Perfume de nardo (14:3): aceite aromático extraído de la raíz de una planta muy particular nativa de India, donde todavía se lo usa como perfume para el cabello. [ref] , [ref]

5. Trescientos denarios (14:5): salario de aproximadamente un año de un jornalero (un denario era el salario de un día).

6. “Dado a los pobres” (14:5): los judíos tenían la costumbre de dar regalos a los pobres en la noche de la Pascua. [ref]

7. “Para la sepultura” (14:8): los judíos tenían la costumbre de ungir el cuerpo con aceites aromáticos cuando lo preparaban para la sepultura. [ref]

8. Fiesta de los panes sin levadura/Pascua (14:12): ocasión para conmemorar la época en que el ángel del Señor pasó por encima de las casas de los hebreos cuándo mató a todos los primogénitos de Egipto (cf. Ex 12:1-27). [ref] Los ocho días de celebración de la Fiesta de los panes sin levadura se lleva a cabo entre marzo y abril. [ref] En la Pascua, el primer día de la Fiesta de los panes sin levadura, el cordero sacrificial es sacrificado. Después de la puesta del sol, la familia se reúne para comer la cena que consiste en hierbas amargas, pan sin levadura, cordero asado y cuatro copas bebidas a intervalos. Se ofrecen oraciones de acción de gracias. Durante la cena, es costumbre que un niño pregunte cuál es el significado de todo esto y el jefe de familia explicaría los símbolos en términos del Éxodo. [ref] Jesús y sus discípulos celebraron la fiesta como una familia. [ref]

9. “Un hombre que lleva un cántaro de agua” (14:13): por lo general, eran las mujeres las que cargaban los cántaros de agua (los hombres cargaban odres). [ref]

10. Aposento (14:14): los judíos tenían la costumbre de prestarle una habitación que tuvieran disponible a un peregrino que lo solicitara para que pudiera celebrar la Pascua. [ref]

11. Himno (14:26): durante la cena de la Pascua, la familia cantaba los Salmos Halel (Salmos 113-118). El líder cantaba las estrofas y el resto respondía “¡Aleluya!” (“¡Alabanzas al Señor!”). [ref]

12. Getsemaní (14:32): literalmente, “prensa de aceite”. [ref] Era un bosquecillo de olivos donde Jesús se reunía con sus discípulos con frecuencia (cf. Jn 18:1-2).

13. “Abba” (14:36): “padre” en arameo. [ref] Era una expresión íntima y cariñosa que los niños judíos usaban para dirigirse a sus padres. Sin embargo, los judíos la considerarían una manera inapropiada para dirigirse a Dios en oración. [ref]

Esquema

  • El complot para arrestar y matar a Jesús
  • Jesús es ungido en Betania
  • Judas Iscariote traiciona a Jesús
  • La cena de la Pascua
  • Jesús predice la negación de Pedro
  • Jesús ora en Getsemaní

Análisis general

  • 1.

    ¿Cuál es el desafío más grande que usted ha enfrentado? ¿Tuvo tiempo para prepararse?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 2a.

    Si supiera que sólo le quedan cinco días de vida, ¿cómo se prepararía? ¿Cómo se preparó Jesús cuando entró a Jerusalén (Mc 11:7-10), cinco días antes de su crucifixión?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 2b.

    Si supiera que moriría en 24 horas, ¿cómo se prepararía? ¿Cómo se preparó Jesús antes de la Pascua, un día antes de su crucifixión?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 3.

    ¿Qué hicieron cada uno de los siguientes antes del arresto y crucifixión de Jesús? a. La mujer; b. Jesús; c. Los discípulos

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. La mujer: derramó perfume de nardo puro sobre la cabeza de Jesús en preparación para su sepultura (3, 8).

    b. Jesús: perdonó a Judas (al lavar sus pies [Jn 13:1-5]); advirtió repetidamente a su traidor (Jn 13:11, 18, 21, 26); les dijo a sus discípulos cómo se sentía (34); les pidió que velaran y oraran con Él (38); se postró en tierra y le oró a Dios (35).

    c. Los discípulos: se entristecieron (19); se empeñaron a permanecer junto al Señor (31); se durmieron (37, 40).

    Ocultar respuesta

Análisis del segmento

  • 14:1-2, 10-11

    1.

    ¿Por qué Marcos ubicó el relato de la unción de Jesús entre el complot para matarlo y la traición de Judas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Era un contraste entre una “obra hermosa” (6, NVI) y la maldad oculta que pronto se manifestaría.

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Cuál fue el precio de la traición de Judas? ¿Por qué traicionó a Jesús? (cf. Mt 26:15, 23-25; Lc 22:6; Jn 12:6, 13:27).

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Judas traicionó a Jesús por 30 monedas de plata. Él había sido un ladrón y Satanás aprovechó su codicia. Él no confesó sus pecados cuando Jesús le dio la oportunidad de hacerlo. En vez de ello, planeó entregar a Jesús cuando la multitud no estuviera presente.

    Ocultar respuesta

  • 14:3-9

    3a.

    ¿Por qué algunas personas se enojaron con la mujer? ¿Qué le dice la palabra “desperdicio” (4) respecto de sus valores?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Para ellos, el valor monetario del perfume era mayor que su función. A sus ojos, Jesús no era lo suficientemente importante como para merecer esa cantidad de dinero. Ellos creyeron que el perfume pudo haberse usado para un mejor propósito y juzgaron a la mujer con sus propios valores. De hecho, probablemente desearon poder tener el dinero ellos mismos (cf. Jn 12:4-6). No obstante, la mujer usó el perfume para lo que había sido hecho y lo usó en la mejor persona posible—Jesús.

    Ocultar respuesta

  • 3b.

    ¿Alguna vez se ha enojado por la ofrenda de otra persona o por la forma en que ella hace los trabajos de la iglesia? ¿Por qué?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 4.

    ¿Por qué se contaría lo que ha hecho la mujer dondequiera que se predique el evangelio (9)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Lo que hizo la mujer fue la única obra que Jesús calificó de “hermosa” (NVI) o “buena” (RVR95) en los cuatro evangelios. Lo que hizo demostró que tenía sabiduría espiritual; ella sabía más de los sufrimientos de Jesús que los discípulos. El Espíritu Santo obró a través de su fe para preparar el cuerpo de Jesús para la sepultura. Tal como dijo Jesús, hoy tenemos mucho que aprender de la hermosa ofrenda de la mujer.

    Ocultar respuesta

  • 14:12-26

    5.

    Compare 12-16 con 11:1-6.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En ambos casos, Dios preparó los materiales de antemano. La tarea de los discípulos era obedecer e ir, como el Señor lo había ordenado. Ellos no dudaron las palabras de Jesús y no tuvieron vergüenza de pedirle algo a un desconocido. Debido a que obedecieron sin cuestionamientos, disfrutaron del fruto de su labor (compartieron la gloria de Jesús cuando entraron a Jerusalén; cenaron con Él durante la Pascua).

    Ocultar respuesta

  • 6.

    Lea Éxodo 12:521-23. Compare el cordero sacrificial de la Pascua con Jesucristo.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El animal para el sacrificio era sin defecto. De la misma manera, nuestro Señor Jesús fue sin pecado. Se debía sacrificar al cordero y usar su sangre para pintar el dintel de la puerta para que la gente que estaba dentro de la casa se salvara. Al igual que el cordero, Jesús se convirtió en el sacrificio de la expiación para liberarnos del pecado y de la muerte (Ro 3:25).

    Ocultar respuesta

  • 7.

    Explique el versículo 21. ¿Cómo se relaciona con Judas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús quería que Judas supiera la gravedad de sus acciones y se lo advirtió claramente (Mt 26:25). El hombre que traicionara al Señor cometería un pecado tan grande que “bueno le fuera a ese hombre no haber nacido” (Mt 26:24). La profecía debía cumplirse; Jesús debía ser traicionado y crucificado. No obstante, Dios no tienta a nadie a pecar (Stg 1:13-15). La persona que lo traicionara no podía usar la profecía como pretexto. Judas cometió un gran pecado y fue responsable de ello porque fue su propia decisión la de ir a buscar a los principales sacerdotes.

    Ocultar respuesta

  • 8.

    ¿Qué importancia tiene esta cena de la Pascua a la luz de la muerte inminente de Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La cena de la Pascua había sido un símbolo de la salvación de los hebreos de Egipto. Durante la última cena, Jesús reveló el significado espiritual más profundo que yace detrás de la Pascua. Sus palabras pronto se cumplieron cuando murió en la cruz. Hoy, la Pascua tiene un nuevo significado. Durante la santa comunión, el pan y la copa son el cuerpo y la sangre de Jesús. Cuando tomamos la santa comunión, tenemos la promesa de la vida eterna, que fue hecho posible a través del sufrimiento y la muerte de Jesucristo.

    Ocultar respuesta

  • 9a.

    ¿Son el pan sin levadura y la copa sólo símbolos del cuerpo y la sangre de Jesús? ¿Por qué sí o por qué no?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús dejó en claro que la santa comunión es más que algo simbólico. Él no dijo: “Mi cuerpo es como este pan” o “Mi sangre es como esta copa”. Él dijo: “Esto es mi cuerpo” (22) y “Esto es mi sangre” (24). Además, Él dijo claramente: “El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna” (Jn 6:54). Este es un misterio espiritual que debemos aceptar por fe.

    Ocultar respuesta

  • 9b.

    ¿Por qué tomamos la santa comunión? (cf. Jn 6:51, 53-56, 1 Co 11:24-26).

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En memoria de Cristo (Lc 22:19); proclamar su muerte; recordar cómo Cristo derramó su sangre para el perdón de nuestros pecados (Mt 26:28); renovar la esperanza de la resurrección y de la vida eterna; aguardar la venida del reino de Dios (25).

    Ocultar respuesta

  • 9c.

    ¿Cuál es el “nuevo pacto” que se hace eficaz por la sangre de Jesucristo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Este nuevo pacto es el cumplimiento de la promesa de Dios en Jeremías 31:31-34, es decir, el perdón de los pecados, el hecho de que Dios aceptará a los creyentes como suyos y las obras que Dios hará en los corazones de su pueblo. A través de la sangre expiatoria de Cristo, hemos entrado en una nueva relación con Dios.

    Ocultar respuesta

  • 10a.

    Lea Salmos 113-118 (probablemente el himno que Jesús cantó con sus discípulos). ¿Cómo describe la letra la salvación a través de Jesucristo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Alabamos al Señor por hacernos sentar con Jesucristo (Sal 113:7-8). Jesús nos conduce fuera del pecado (“Egipto”) y nos dirige hacia el Dios verdadero (Sal 114:1, 115:37). Debido a que Jesús murió y resucitó, la muerte ya no tiene poder sobre nosotros (Sal 116:3-6; Ro 8:34).

    Ocultar respuesta

  • 10b.

    ¿Cuál es su himno favorito? ¿Por qué? Si el himno se basa en un pasaje bíblico, lea el pasaje y medite en lo que significa.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 14:27-31

    11a.

    Lea los versículos 18-19 y 31. ¿Por qué cada uno de los doce discípulos se preguntaba si sería él el que traicionaría a Jesús pero al mismo tiempo insistía en que jamás negaría a Jesús?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Cuando Jesús les dijo a los doce discípulos: “Uno de vosotros… me va a entregar” (18), ellos parecieran asumir que la traición se llevaría a cabo en algún momento en el futuro; ellos no tenían la menor idea de que Jesús sería arrestado esa misma noche (Jn 13:25-29). En ese momento, no parecía posible que uno de ellos fuera a entregar a Jesús. En este caso, aunque los discípulos no tenían la sabiduría espiritual para comprender, por lo menos mostraron madurez espiritual. Cada uno de ellos pensó primero en sí mismo (preguntando: “¿Seré yo?” [19]), en vez de culparse el uno al otro.

    Sin embargo, cuando Pedro dijo enfáticamente: “Aunque tenga que morir contigo, no te negaré” (31), todos hicieron lo mismo. Los discípulos se dejaron llevar por la atmósfera del momento e hicieron promesas que no podían cumplir. Al no querer parecer cobardes, desleales o, peor aún, unos traidores, ellos perdieron la humildad y la capacidad de autoexaminarse que tuvieron en la cena de Pascua.

    Ocultar respuesta

  • 11b.

    ¿Qué errores nunca cometería? ¿Por qué está usted tan seguro?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 12a.

    ¿Qué le dice lo que dijo Pedro sobre él?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Él confiaba en su propia fortaleza. Era sincero, pero no conocía sus propias debilidades. Dijo que moriría con Jesús, pero unos momentos después, se quedó dormido en Getsemaní. Más tarde, cuando le preguntaron acerca de Jesús, negó enfáticamente que lo conocía (Mc 14:71).

    Ocultar respuesta

  • 12b.

    ¿Alguna vez ha hecho una promesa que no pudo cumplir? ¿Por qué hizo esa promesa? ¿Por qué no cumplió?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 14:32-42

    13.

    ¿Por qué Jesús les dijo a sus discípulos: “Mi alma está muy triste, hasta la muerte” (34)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Esta es la única vez que la Biblia registra que Jesús les menciona su debilidad a sus discípulos. La copa amarga era demasiado para Él. Él no podía con su debilidad humana. Él sabía que sus discípulos más cercanos pronto lo traicionarían, lo negarían y lo abandonarían. La gente que unos días atrás había dado gritos de alegría al verlo pronto estarían gritando: “¡Crucifícalo!”. Para salvarnos, Él tuvo que cargar con los pecados del mundo sobre sí mismo.

    Ocultar respuesta

  • 14a.

    ¿Por qué los discípulos se quedaron dormidos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Sus ojos estaban cargados de sueño (40); creían que Jesús seguiría con ellos al día siguiente; no sabían que Jesús sería arrestado pronto.

    Ocultar respuesta

  • 14b.

    ¿Por qué Jesús sólo identificó a Pedro por quedarse dormido (37)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Pedro fue el que estaba muy seguro de que no negaría a Jesús. Pero resultó ser el primero en caer en la tentación de negar a Jesús. Jesús había advertido específicamente a Pedro de que Satanás lo tentaría (Lc 22:31-32). Aun así, Pedro no se mantuvo alerta.

    Ocultar respuesta

  • 14c.

    ¿Alguna vez se ha quedado dormido durante un sermón, un estudio bíblico o durante la oración? ¿Por qué?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 14d.

    ¿Qué siente o qué sucede cuando duerme? ¿Qué sucede cuando se queda espiritualmente dormido?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Cómodo, calorcito, no estar consciente de lo que sucede a nuestro alrededor; sueños al azar que no podemos controlar; no recordamos los sueños cuando despertamos.

    Del mismo modo, si no nos mantenemos alertas espiritualmente (Mc 13:36-37), nos volveremos ciegos a las señales de los tiempos y a la voluntad de Dios en nuestras vidas. Perderemos nuestro sentido de dirección y seremos llevados por las falsas doctrinas (Ef 4:14). Preferiremos escondernos en las comodidades de este mundo, a pesar de saber que todo esto terminará cuando Jesús venga de nuevo.

    Ocultar respuesta

  • 15a.

    ¿Por qué Jesús volvió a donde estaban Pedro, Jacobo y Juan tres veces? ¿Cómo lo decepcionaron estos discípulos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Jesús vino para ver si ellos habían aprendido la lección, para ver si ellos estaban velando y orando. En su momento de mayor aflicción, Jesús necesitaba que sus discípulos lo apoyaran, pero ninguno pudo hacerlo. Aunque ellos estaban físicamente allí con Él, ya lo habían abandonado emocional y espiritualmente.

    Ocultar respuesta

  • 15b.

    ¿Cómo ha decepcionado a Jesús cuando Él lo necesitaba?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 16a.

    Compare lo que dijo Jesús en 14:37-38 con lo que dijo en 13:35-37. ¿Qué le dice esto sobre los tres discípulos?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los discípulos o no tomaron las palabras de Jesús en serio o no tuvieron el poder para vencer el cansancio físico.

    Ocultar respuesta

  • 16b.

    ¿Qué cosas su espíritu está dispuesto a hacer pero no puede por causa de su carne? ¿Cómo puede superar este obstáculo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 17.

    ¿Cómo nos ayuda a orar el hecho de que Dios sea nuestro “Abba” (cf. ¿Sabía usted que…? 13)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Hay momentos en que nadie puede ayudarnos, sólo Dios. Ni nuestros amigos, ni nuestro cónyuge, ni nuestros padres terrenales. Dios “no está lejos de cada uno de nosotros” (Hch 17:27). Él no es indiferente a nuestras necesidades. Él siempre está dispuesto a escucharnos y ayudarnos. Podemos contarle todo y confiar en Él como un niño confía en sus padres. Dios nos ama con un amor que es más puro y más grande que el amor de nuestros padres terrenales (Mt 7:11). Su Espíritu Santo vive en nuestros corazones para guiarnos y consolarnos. Hoy, nosotros también podemos clamarle: “¡Abba, Padre!” (Ro 8:15-16).

    Ocultar respuesta

  • 18a.

    ¿Cuál fue la respuesta del Padre a la petición de Jesús de quitarle la copa? ¿Qué le dice lo que dijo Jesús en los versículos 41-42 sobre lo que piensa de la respuesta?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Dios, el Padre, probablemente le dijo a Jesús lo mismo que le dijo a Pablo: “Bástate mi gracia, porque mi poder se perfecciona en la debilidad” (2 Co 12:9). A través de la muerte de Jesús, Dios derrotaría decisivamente al pecado y a la muerte (1 Co 15:55-57). Luego de orar tres veces, Jesús les dijo a sus discípulos: “¡Levantaos! ¡Vamos!” (42), no dijo: “¡Levantaos! ¡Huyamos!”. Una vez que supo la voluntad de Dios, actuó para enfrentar la persecución.

    Ocultar respuesta

  • 18b.

    ¿Qué deberías hacer cuando Dios no hace lo que le pides?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Si la respuesta de Dios es contraria a nuestros deseos, igual tenemos que obedecer y hacer lo que Dios quiere, tal como lo hizo Jesús. Debemos creer y confiar de que Él no nos dará más de lo que podemos soportar (1 Co 10:13). Él nos ama y hace que todo sea para nuestro beneficio (Ro 8:28).

    Ocultar respuesta