Contexto

La segunda mitad del Discurso de los Olivos continúa con el tema de la preparación para la venida del Señor. Cada una de las tres secciones de este pasaje nos enseña cómo prepararnos para el retorno del Rey. Los prudentes, fieles y justos heredarán el reino, mientras que los insensatos, perezosos y malvados serán echados fuera.

Versículo clave

(25:13, 23)

¿Sabía usted que...?

  1. Diez vírgenes (25:1): las damas de honor que tenían la responsabilidad de preparar a la novia para encontrarse con el novio. [ref]
  2. Talento (25:15): el talento fue primero una medida de peso, entre 26 a 36 kilogramos, y después una unidad monetaria, cuyo valor común asignado era de seis mil denarios… Sería más sensato comparar al talento con la moneda moderna en términos de rentabilidad. Si un talento valía seis mil denarios, entonces le tomaría a un jornalero veinte años para ganar tanto (quizás trescientos mil dólares americanos). [ref]
  3. Banqueros/banco (25:27): en las Escrituras, el término “banco” no se refiere a una institución financiera que resguarda el dinero sino a una “mesa” o un “mostrador” (del griego, trapeza) en el que el cambista se paraba o sentaba para cambiar monedas (Mt 21:12; Mc 11:15; Jn 2:15). En Lucas 19:23, sin embargo, el uso de “banco” se aproxima al sentido moderno de la palabra. [ref]

Esquema

  • Las diez vírgenes
    (25:1-13)
  • Los siervos con talentos
    (25:14-30)
  • Las ovejas y los cabritos
    (25:31-46)

Análisis del segmento

  • 25:1-13

    1.

    ¿Cómo se relaciona esta parábola con las enseñanzas en 24:36-51?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Continúa con el tema de velar y estar preparados. Compare 25:13 con 24:42, 44.

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Por qué se compara a Cristo con el novio?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Cuando Cristo regrese, Él recibirá a su novia, la iglesia (Ap 19:7 21:2).

    Ocultar respuesta

  • 3a.

    ¿Qué similitudes tenían las diez vírgenes?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Todas llevaron lámparas. Todas cabecearon y se durmieron. Todas se levantaron y arreglaron sus lámparas.

    Ocultar respuesta

  • 3b.

    ¿En qué se diferenciaron las prudentes de las insensatas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus lámparas.

    Ocultar respuesta

  • 25:1-13

    4a.

    ¿Qué representa llevar suficiente aceite?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Ya sea que el aceite represente el Espíritu Santo o las buenas obras, debemos aprender de las vírgenes prudentes cuando nos preparamos espiritualmente. Necesitamos permanecer en Cristo practicando la justicia de Dios en nuestras vidas (1 Jn 2:28; cf. Ap 16:15). Sólo así nos reconocerá el novio y nos dará la bienvenida (cf. Mt 25:12).

    Ocultar respuesta

  • 4b.

    ¿Qué nos dice el hecho de que el aceite no puede ser compartido?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    No podemos esperar hasta que Cristo regrese para comenzar a prepararnos porque eso sería demasiado tarde. Tampoco podemos apoyarnos en otra persona, como nuestro cónyuge, padres o ministros para entrar en el reino de Dios.

    Ocultar respuesta

  • 25:1-13

    5.

    ¿Por qué el no haber estado atentos condujo a consecuencias tan severas (12)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Si nos entregamos a la complacencia de nuestros deseos en esta vida en vez de ser espiritualmente sobrios, estaríamos ciertamente eligiendo distanciarnos de Dios. Es por eso que el novio dijo a las vírgenes insensatas: “No os conozco”. Ellas confesaron al Señor con sus labios, pero sus corazones y conducta estaban lejos de Dios (Stg 4:4-5).

    Ocultar respuesta

  • 25:14-30

    6.

    ¿Qué debemos hacer con los talentos que hemos recibido?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Tenemos que usarlos para ayudar y edificar a otros.

    Ocultar respuesta

  • 7a.

    ¿Sobre qué base fueron los siervos premiados o castigados? ¿Qué nos enseña esto?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Este es el principio sobre el que se basa el requerimiento de Dios: “[P]orque a todo aquel a quien se haya dado mucho, mucho se le demandará, y al que mucho se le haya confiado, más se le pedirá” (Lc 12:48). Dios espera que demos lo mejor de acuerdo a lo que hemos recibido (2 Co 8:12). Así que cada uno de nosotros debemos cumplir con nuestras responsabilidades sin compararnos con la labor de otros.

    Ocultar respuesta

  • 7b.

    ¿Era el señor un hombre duro como lo sostuvo el siervo en el versículo 24? ¿Por qué el señor admitió serlo en el versículo 26?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El hecho de que el siervo le haya echado la culpa al señor prueba que él era un siervo malvado y perezoso. Él usó la excusa de que el Señor haría demandas irrazonables y esperaría que diera más de lo que podía. Como podemos ver en la pregunta anterior, esto estaba lejos de la verdad. Que el señor hubiera admitido ser duro en el versículo 26 no significa que estuviera de acuerdo con el siervo. Él le estaba diciendo al siervo que aun si él fuera un hombre duro, el siervo podría haberle dado al menos el talento al banco.

    Ocultar respuesta

  • 25:14-30

    8.

    ¿Qué podemos aprender del versículo 29 en cuento a nuestro servicio?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Si no usamos los talentos que nos ha dado Dios, eventualmente los perderemos y recibiremos el castigo de nuestro Señor.

    Ocultar respuesta

  • 9.

    ¿Cómo muestra esta parábola la justicia y la gracia de Dios?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Dios es justo porque no requiere de nosotros lo que no hemos recibido. Él es misericordioso porque nos considera dignos y nos ha confiado talentos de gran valor. En la parábola, a los siervos fieles se les dio la autoridad de gobernar sobre muchas cosas porque habían sido fieles sobre pocas cosas. Asimismo, la recompensa que recibiremos de Dios será mucho más grande de lo que nuestros esfuerzos merecen.

    Ocultar respuesta

  • 25:31-46

    10.

    Observe el comienzo de cada sección en esta lección y explique por qué esta sección comienza diferente que las dos anteriores.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La tercera sección no comienza con “el reino de los cielos es semejante a”. Esto es porque la predicción de los versículos 31 y 32a no es una analogía sino que ocurrirá tal como Jesús lo ha predicho. La parábola en sí comienza en 32b: “[C]omo aparta el pastor las ovejas de los cabritos”.

    Ocultar respuesta

  • 11.

    ¿Sobre qué base se hará la separación final?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Humildad y amor. Las ovejas eran humildes porque sirvieron al más pequeño de los hermanos (40; cf. 18:4-5).

    Ocultar respuesta

  • 12.

    ¿Quiénes son los más pequeños de los hermanos del Rey (40)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Aquí, “más pequeños” probablemente se usa de acuerdo a los estándares humanos. Estos hermanos más pequeños pueden ser aquellas personas que la gente menosprecia, pero el Rey los llama “mis hermanos”. En el reino de Dios, aun el miembro más insignificante (según los estándares humanos) es honorable.

    Ocultar respuesta

  • 13.

    Aplique lo siguiente al contexto de hoy en día y anote lo que usted puede hacer en estos aspectos: a) Alimentar a los hambrientos y dar de beber a los sedientos; b) Albergar a los forasteros; c) Vestir a los desnudos; d) Visitar a los enfermos; e) Visitar a los que están en prisión.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

  • 14.

    ¿Qué podemos aprender del hecho de que ni los justos ni los malvados estaban conscientes de lo que habían hecho?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los justos no estaban conscientes de que estaban haciendo estas cosas al Señor por su humildad, ya que se creían “siervos indignos” que solamente estaban llevando a cabo sus deberes (Lc 17:10). La ignorancia de los malvados muestra que habían despreciado a los pequeños, sin darse cuenta de que eran los hermanos del Rey.

    Debemos de servir a todos nuestros hermanos independientemente de su posición social o económica. Al hacerlo, no hay necesidad de llevar un registro de nuestras buenas obras.

    Ocultar respuesta