Contexto

En la sección anterior, Pablo exhortó a los filipenses respecto a la conducta cristiana. Ahora, él advierte contra los legalistas y aquellos que se deleitan con el placer. Su tono en este pasaje es más serio y fuerte. También leemos sobre la poderosa declaración personal de Pablo sobre su propia fe y su relación con Cristo, que sirve como ilustración del mensaje que comunica.

Versículo clave

(3:8)

¿Sabía usted que...?

  1. Perros (3:2): “Una palabra dura contra los adversarios de Pablo, que muestra su agresiva oposición al evangelio y la seriedad de su error y los resultados destructivos que “devoran” (cf. Gl 5:15)”. [ref]
  2. Tribu de Benjamín (3:5): “Entre las afirmaciones de superioridad de esta tribu estaba el hecho de haber dado el primer rey a Israel”. [ref]
  3. Hebreo de hebreos (3:5): “Pablo era hebreo, hijo de hebreos, quien retuvo su cultura e idioma. Pablo hablaba griego pero también hablaba hebreo con fluidez (Hch 21:40, 22:2)”. [ref]
  4. Fariseo (3:5): Significa “separado”. Los fariseos eran un grupo que se distinguía por su estricto apego a la ley de Moisés y las tradiciones orales ancestrales.

Esquema

  • Llamado a regocijarse en el Señor
    (3:1)
  • Justicia mediante la fe en Cristo
  • Prosiguiendo hacia la meta
  • Ciudadanía celestial

Análisis del segmento

  • 3:1-3

    1.

    ¿Cómo se relaciona la exhortación a regocijarse en el Señor con las advertencias que le siguen?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Pablo advierte a los filipenses que las falsas enseñanzas y prácticas impías pueden robarles el gozo que tienen en el Señor. Por esta razón, Pablo les dice que lo que les escribe es para seguridad de ellos (1).

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Quiénes son los “perros, malos obreros, mutiladores”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Aquellos que insistían y promulgaban que la circuncisión y la observancia de las regulaciones del Antiguo Testamento eran necesarias para la salvación.

    Ocultar respuesta

  • 3a.

    ¿Qué significa “nosotros somos la circuncisión”? (cf. Ro 2:25-29; Gl 5:1-15; Col 2:11-12)

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Mientras que estos defensores de la circuncisión parecían tener celo para con Dios, eran los creyentes en Cristo los que en verdad estaban circuncidados al recibir la circuncisión espiritual de Dios. Por la fe en Cristo Jesús, los creyentes que son bautizados en Cristo han sido regenerados. Con la morada del Espíritu Santo, ellos han recibido un nuevo corazón y son capaces de obedecer a Dios en verdad y en espíritu, en vez de tan solo en apariencia.

    Ocultar respuesta

  • 3b.

    Explique las características de los creyentes descritas en el versículo 3.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Adoramos a Dios en espíritu porque le servimos de corazón y le obedecemos por el Espíritu que obra en nosotros (cf. Ro 7:6). Nos regocijamos en Cristo Jesús (también se traduce como “nos gloriamos en Cristo Jesús”) porque tenemos acceso a Dios y a la esperanza de salvación por la expiación de Jesucristo. No tenemos confianza en la carne porque ya no dependemos de nuestros propios esfuerzos para alcanzar la justicia ante Dios.

    Ocultar respuesta

  • 3:4-6

    4.

    ¿Por qué Pablo menciona sus logros personales previo a su conversión?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Pablo usa su propio ejemplo para mostrar que aunque él tenía todas las razones para confiar en su carne, aún más que aquellos que insistían en la justificación por las obras, se ha dado cuenta de que sus logros no pueden producir la justicia que Dios quiere. Si aun con su trasfondo y logros Pablo no calificaba para el perfecto estándar de Dios, entonces nadie más debería poner su confianza en su propia habilidad.

    Ocultar respuesta

  • 5.

    ¿Qué es la “justicia en la ley” (6)? Cuando Pablo dice que era irreprensible, ¿significa que era perfecto ante Dios?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Pablo era irreprensible ante los hombres porque observaba la letra de la ley sin fallas. Pero él sabía que no podía presentarse ante Dios con confianza, debido a que siendo controlado por su naturaleza pecaminosa, el bien no moraba en él (Ro 7:14-24).

    Ocultar respuesta

  • 3:7-11

    6.

    ¿Qué ha estimado Pablo como pérdida? ¿Qué ha ganado?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Él ha estimado como pérdida la confianza en los logros propios, porque dicha confianza solo podía estorbarle para aceptar a Cristo. En vez de eso, él ha ganado a Cristo y su justicia.

    Ocultar respuesta

  • 7a.

    Para el mundo, ¿qué cosas son ganancia? ¿Por qué el mundo considera el conocer a Cristo como una pérdida?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La gente del mundo busca la vanagloria y el placer, y considera una ganancia obtener estas cosas. Renunciar a su ego y a su autocomplacencia para seguir a Cristo es una pérdida para ellos. Otros se complacen en su celo religioso o en las obras filantrópicas y creen que son capaces de alcanzar el estándar de Dios. No están dispuestos a reconocer su pecado y poner su esperanza solo en Cristo. Renunciar a su autoconfianza para creer en Cristo les es una pérdida.

    Ocultar respuesta

  • 7b.

    No es posible ganar a Cristo sin primero perder “las cosas que eran ganancia” para usted (v. 7) ¿Qué cosas ha estimado como pérdida para ganar a Cristo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 8.

    ¿Qué significa “ser hallado en Él” (9)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Ser hallado en Cristo significa ser bautizado en Cristo y vivir en Cristo, permaneciendo en su amor y en sus mandamientos. La única forma para tener confianza ante Dios y escapar de la ira venidera es que seamos hallados en Cristo (cf. 1 Tes 1:10). En el día del juicio, seremos bendecidos si Dios “nos halla” en Cristo.

    Ocultar respuesta

  • 9.

    ¿Cuál es la diferencia entre la justicia por la ley y la justicia por la fe en Cristo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La justicia de la ley se basa en el esfuerzo humano. Es imperfecta y superficial. Debido a nuestra naturaleza pecaminosa, ningún hombre puede alcanzar los perfectos requerimientos de Dios (Ro 3:20). Pero Dios ha manifestado una justicia aparte de la ley: su justicia (Ro 3:21). Esta justicia es un don gratuito que Dios imparte a los creyentes. Por el sacrificio de Jesucristo, ahora podemos ser justificados ante Dios por medio de la fe. Los que hemos sido bautizados en Cristo, nos hemos revestido de Cristo (Gl 3:27). Por ello, hemos recibido la justicia de Cristo y podemos estar ante Dios con confianza.

    Ocultar respuesta

  • 10a.

    Según este párrafo, ¿qué significa conocer a Cristo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    1. Conocer a Cristo es conocer el poder de su resurrección. Significa poder experimentar el poder transformador del Espíritu en nuestro andar cristiano (Ro 8:1-4, 9-11).
    2. Conocer a Cristo es conocer la comunión de sus sufrimientos. Significa participar de los sufrimientos de Cristo soportando tribulaciones por su causa (1 Pe 2:21, 4:1, 13)(Col 1:24).
    3. Conocer a Cristo es conformarse a su muerte. Significa morir con Cristo y hacer morir nuestra naturaleza pecaminosa (Ro 6:4-11, 8:12-13; Gl 5:24). 

    Solo al experimentar la muerte, la resurrección y los sufrimientos de Jesucristo en nuestras vidas, podemos conocer verdaderamente a Cristo.

    Ocultar respuesta

  • 10b.

    ¿Cuál es el resultado de conocer a Cristo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Llegar a la resurrección de entre los muertos (11), el momento glorioso que todos los creyentes esperan con ansias (Ro 8:18-23).

    Ocultar respuesta

  • 10c.

    ¿Considera usted excelente el conocimiento de Cristo, tanto que está dispuesto a sufrir la pérdida de todas las cosas (v. 8)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 3:12-16

    11a.

    ¿A qué prosigue Pablo para aferrarse?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Pablo prosigue a la meta de conocer a Cristo (8,10).

    Ocultar respuesta

  • 11b.

    Medite en “Pablo asiendo aquello para lo cual fue también asido por Cristo Jesús”. ¿Qué enseña este versículo sobre el esfuerzo humano y el llamado divino (12)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los creyentes pueden asirse del galardón celestial porque fueron primero “asidos” por Cristo. En otras palabras, sin la salvación de Jesucristo y el supremo llamado de Dios (14), todo esfuerzo humano para obtener la salvación o el galardón de Dios es en vano.

    Ocultar respuesta

  • 11c.

    ¿Por qué es importante olvidar lo que queda atrás?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Los logros del pasado pueden dejarnos trabados o estancados impidiéndonos proseguir avanzando espiritualmente.

    Ocultar respuesta

  • 12a.

    ¿Cuál es su meta de vida? ¿Cómo responde al “llamado de Dios”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 12b.

    ¿Qué lección nos enseña Pablo para nuestra propia jornada espiritual?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Pablo considera el camino de la fe como una carrera (cf. 1 Co 9:24-27)(2 Ti 4:7), que requiere toda su energía y enfoque. De igual forma, debemos poner nuestra mente en la gloria celestial y esforzarnos en conocer a Jesucristo más y más (cf. 1 Pe 1:5-11). Así nuestras vidas no serán improductivas ni desenfocadas.

    Ocultar respuesta

  • 13.

    ¿Cómo la declaración de Pablo en los versículos 15 y 16 sirve como guía para lidiar con las diferencias de opiniones entre los creyentes?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Mientras tengamos la misma actitud de proseguir en el conocimiento de Cristo (“todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos”), Dios nos revelará su voluntad sobre asuntos en los que no hemos podido estar completamente de acuerdo. Siempre que nuestras perspectivas difieran, no necesitan tornarse en disputas interminables o incluso rencores personales. Cada uno debe asegurarse de que tiene un deseo sincero de saber la voluntad de Dios y buscar el conocimiento de Jesucristo. En humildad, debemos buscar la voluntad de Dios a través del estudio de la palabra de Dios y la oración. Con esta meta y actitud como base común, podremos alcanzar la perfecta unidad bajo la guía de Dios (cf. Ef 4:11-13). Pero en este proceso, no tenemos que esperar hasta estar en acuerdo total en todas las cosas para buscar progreso en nuestra fe. Debemos continuar buscando el crecimiento espiritual hacia una meta común con el mismo sentir y el mismo espíritu.

    Ocultar respuesta

  • 3:17-4:1

    14a.

    ¿Cuál es el estilo de vida de los enemigos de la cruz de Cristo (18-19)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    1. Sirven sus vientres, complaciéndose en los deleites, la glotonería y los banquetes (Ro 16:18).
    2. Se jactan de su vergonzosa conducta (Ef 5:12; Ro 1:32).
    3. Su mente está constantemente pensando en ambiciones impías, ganancias materiales y placeres pecaminosos (1 Jn 2:15-16; Col 3:5).
    Ocultar respuesta

  • 14b.

    ¿Por qué vivir ese estilo de vida es ser enemigo de la cruz de Cristo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En tanto la cruz de Cristo trae salvación, las vidas disolutas llevan a la destrucción (19). Aparte de actuar contra la voluntad de Dios, también se oponen al evangelio y profanan el mensaje de la cruz.

    Ocultar respuesta

  • 14c.

    Ese estilo de vida que prevalece hoy en día, ¿tiene alguna influencia en su vida?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 15a.

    ¿Por qué debemos constantemente recordar que nuestra ciudadanía está en el cielo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Si discernimos y creemos que somos ciudadanos celestiales, nuestras prioridades, valores y conductas serán drásticamente diferentes de aquellos cuyas mentes están en las cosas terrenales.

    Ocultar respuesta

  • 15b.

    ¿Cómo debemos vivir con ansias esperando el retorno del Señor Jesús y la transformación gloriosa?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    En vez de poner nuestra esperanza y energía en las cosas materiales que son temporales, viviremos la vida como peregrinos con temor reverente a Dios (1 Pe 1:17; Heb 11:13). Usaremos sabiamente el tiempo, las posesiones y los talentos para buscar el crecimiento espiritual (Flp 3:12-14), acumular tesoros en el cielo (Mt 6:19-20, 1 Ti 6:17-19), y abundar siempre en la obra del Señor (1 Co 15:58).

    Ocultar respuesta

  • 16.

    ¿Cómo “estar firmes en el Señor” (4:1)?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Esforzarse continuamente para el crecimiento espiritual. Mantener nuestros ojos en Cristo, quien está sentado en el cielo. Recordar que este mundo no es nuestro hogar. Estar siempre enfocado en la venida de Cristo y la gloriosa resurrección.

    Ocultar respuesta