Contexto

Esta lección se enfoca en tres enseñanzas del Señor, dos de las cuales son parábolas. Aunque cada una de estas enseñas tuvo lugar en un contexto diferente, las verdades que enseñan son lecciones importantes para los discípulos.

Versículo clave

(10:36-37, 11:13)

¿Sabía usted que...?

1. De Jerusalén a Jericó (10:30): una distancia de 27 kilómetros que va de una altura de 763 metros por sobre el nivel del mar hasta una altura de 244 metros por debajo del nivel del mar. Pasa por lugares desiertos y rocosos, óptimos para que los ladrones sorprendan a los viajeros indefensos. [ref]
2. Dos denarios (10:35): equivale al salario de dos días. Esta cantidad mantendría a un hombre en una posada por hasta dos meses. [ref]
3. Una aldea (10:38): Betania (cf. Jn 11:1), aproximadamente a 3 kilómetros de Jerusalén.

Esquema

Análisis del segmento

  • 10:25-37

    1.

    Según el Señor, ¿cómo podemos heredar la vida eterna?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Guardar los mandamientos, que en resumidas cuentas es amar a Dios con todo el corazón y amar al prójimo como a uno mismo (cf. Mt 19:16-17, 22:34-40; Mc 12:28-34; Lv 18:5). Si bien este es el requisito para heredar la vida eterna, esto no quiere decir que podemos ser justificados por nuestras obras. De hecho, nadie puede ser justificado por guardar la ley porque todos hemos pecado (Ro 3:19-20). Si bien debemos guardar los mandamientos de Dios, nosotros somos salvos por gracia a través de la fe (Ef 2:8-10).

    Ocultar respuesta

  • 2.

    ¿Con qué intención hizo la pregunta del versículo 29 el intérprete de la ley?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El intérprete de la ley, pensando que había guardado la ley de Dios a la perfección y merecía la vida eterna, trató de justificarse a sí mismo. Como respuesta, el Señor dijo una parábola para corregir su mentalidad.

    Ocultar respuesta

  • 3a.

    Según su opinión, ¿por qué Jesús usó a un sacerdote y a un levita como personajes de esta historia?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Probablemente fue para llamar la atención de la clase religiosa de la época de Jesús que guardaba los detalles de la ley pero descuidaba el espíritu de amor detrás de los mandamientos de Dios (cf. Mt 12:7, 23:23).

    Ocultar respuesta

  • 3b.

    ¿Y por qué usó a un samaritano para ilustrar al “buen prójimo”?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    1) Para humillar a los judíos que se creían justos y que despreciaban a los samaritanos por considerarlos religiosamente impuros. 2) Para demostrar que lo que le importa a Dios es el corazón de una persona y no su posición religiosa o social.

    Ocultar respuesta

  • 4.

    Describa el amor que mostró el samaritano. ¿Qué podemos aprender de él acerca de amar al prójimo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 5.

    ¿De qué manera esta parábola contesta la pregunta del intérprete de la ley en el versículo 29 y corrige su mentalidad? Compare el significado de “prójimo” en los versículos 29 y 36, respectivamente.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    La pregunta del intérprete de la ley, “¿Y quién es mi prójimo?”, indica que él entendía el mandamiento de amar al prójimo en un sentido pasivo. Él creía que tenía que amar sólo a aquellos que venían a pedirle ayuda. Pero Jesús lo corrigió y le dijo que él tenía que asumir el papel activo de ser un buen prójimo, tomando la iniciativa de mostrar misericordia y compasión hacia todo aquel que está en necesidad.

    Ocultar respuesta

  • 6.

    ¿Qué le enseña la definición de un “buen prójimo” de Jesús sobre cómo debe amar a los demás?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 10:38-42

    7.

    ¿En qué se diferenciaban Marta y María?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta
    (La respuesta está vacía)
    Ocultar respuesta

  • 8.

    ¿Qué hay de malo en el servicio de María? ¿Alguna vez ha tenido la misma experiencia en su propio servicio?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Estaba distraída (40), afanada y turbada (41). Como consecuencia, se quejó con el Señor y acusó a su hermana.

    Ocultar respuesta

  • 9.

    ¿Cuál es la “buena parte” que eligió María? Aplique esto a su relación con el Señor.

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Sentarse a los pies de Jesús y escuchar su palabra. Aprender y obedecer las palabras del Señor tienen prioridad por sobre el servicio diligente.

    Ocultar respuesta

  • 10.

    Compare las expresiones “muchas cosas” (41) y “una cosa” (42). ¿Por qué el afanarse y turbarse con “muchas cosas” hizo que Marta se olvidara de “la cosa”? ¿Qué lecciones podemos aprender de esto?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Marta trató de hacer muchas cosas para servir al Señor y perdió de vista lo más importante. Como discípulos del Señor, debemos considerar que aprender y poner en práctica la palabra de Dios es lo más importante. El elogio que recibió María de Jesús, sin embargo, no sugiere que debamos descuidar nuestras obligaciones. Al contrario, nos enseña que es mejor aferrarnos a lo más importante que enojarnos por las “muchas cosas” y descuidar nuestras prioridades.

    Ocultar respuesta

  • 11:1-4

    11.

    ¿Qué motivó a los discípulos a pedirle al Señor que les enseñara a orar?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El ejemplo que les dejó Jesús: Jesús llevaba una vida de oración (1). Esto motivó a los discípulos a querer saber más sobre la oración.

    Ocultar respuesta

  • 12.

    Qué puede aprender del Padrenuestro sobre: a) Nuestra relación con Dios; b) El lugar correcto de Dios en nuestras vidas; c) El pan nuestro de cada día; d) El perdón; e) Las tentaciones y el maligno; f) Orar por todos los hombres (cf. 1 Ti 2:1).

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    a. Nuestra relación con Dios: Él es nuestro Padre (cf. 13).

    b. El lugar correcto de Dios en nuestras vidas: debemos honrar la autoridad de Dios realizando su voluntad en nuestras vidas.

    c. El pan nuestro de cada día: debemos depender de Dios diariamente para nuestras necesidades, tanto las materiales como las espirituales.

    d. El perdón: 1) debemos pedir perdón porque a menudo fracasamos en guardar sus mandamientos; 2) antes de pedirle a Dios que nos perdone, debemos perdonar primero a los que han pecado contra nosotros (cf. Mt 18:21-35).

    e. Las tentaciones y el maligno: es por el poder de Dios y no por nuestras propias fuerzas que podemos resistir las pruebas y tentaciones (Lc 22:31-34, 1 Co 10:12-13; 2 Ti 4:18, 1 P 5:10).

    f. Orar por todos los hombres (cf. 1 Ti 2:1): como sacerdotes (1 P 2:9; Ap 1:6, 5:10), debemos hacer peticiones por todos los creyentes así como por toda la humanidad.

    Ocultar respuesta

  • 13.

    Generalmente, ¿por qué asuntos ora? ¿Qué puede aprender del Padrenuestro sobre las prioridades que debe tener su oración?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El Padrenuestro es un ejemplo de que tenemos que buscar primero el reino y la justicia de Dios (Mt 6:33). La gloria de Dios es siempre nuestra prioridad y las necesidades espirituales siempre vienen antes que las necesidades físicas.

    Ocultar respuesta

  • 11:5-13

    14.

    ¿Por qué orar es como “pedir”, “buscar” y “llamar”? ¿Qué actitud implica?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Orar implica tener humildad, paciencia e importunidad.

    Ocultar respuesta

  • 15.

    ¿Cómo motivan nuestras oraciones los versículos 11-13? ¿A usted lo motiva las mismas cosas?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    El tierno amor de Dios, que supera grandemente al amor de nuestros padres terrenales, nos asegura que Él escuchará nuestras oraciones y nos dará las mejores cosas (Ro 8:32).

    Ocultar respuesta

  • 16.

    ¿Qué nos enseña el Señor acerca de recibir el Espíritu Santo?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    1) Debemos pedirle a Dios que nos dé el Espíritu Santo en oración. 2) El Espíritu Santo es un precioso regalo que Dios quiere darnos y que debemos rogarle fervientemente que nos lo otorgue.

    Ocultar respuesta

  • 17.

    Basándose en las enseñanzas del Señor sobre la oración, ¿qué hace que una oración sea efectiva?

    •  
    •  
    •  
    •  
    Mostrar respuesta

    Buscar primero el reino y la justicia de Dios. Persistencia. Paciencia. Importunidad.

    Ocultar respuesta